Noticias de Villa Lugano y la Ciudad de Buenos Aires 
Noticias 2017 2016 2015 2014 2013 2012 2011 2010 2009 2008 2007 2006 2005 2004 2003
 

Martes, 6 de Febrero de 2007

Abuso de poder en la Escuela de Policia Ramón Falcón

Un grupo de 17 cadetes de la Escuela Federal de Policía "Ramón L. Falcón", de Villa Lugano, debieron ser internados en el Hospital Churruca a raiz de distintos grados de deshidratación y descompensación sufridos luego que un grupo de oficiales instructores les dieran la clásica y nefasta "manija" de bienvenida luego del periodo de descanso estival.

Un grupo de 17 jóvenes cadetes de la Escuela Federal de Policía, de entre 19 y 22 años, fueron internados en el Hospital Churruca, de Parque Patricios, con distintos grados de deshidratación, mientras que los instructores que sometieron al descontrolado "baile" a los cadetes, fueron pasados a disponibilidad preventiva. Asuntos Internos de la fuerza comenzó una investigación para determinar las responsabilidades de los oficiales involucrados. Todo sucedió el pasado viernes 2 de Febrero, cuando los aspirantes regresaron a la escuela tras el receso de verano, y fueron recibidos por dos oficiales instructores que los sometieron a "ejercicios físicos intensos" (manija).

Es muy probable que ningún cadete, en tanto quiera mantener esa condición, declare en público lo que realmente sucedió. Es parte del maldito folclore de los institutos seudo-militares. Donde enseñar disciplina consiste en el apriete, el "baile", las reiteradas "manijas", la amenaza sutil de "quedar pegado" y perder el franco. Allí, donde lo que realmente se enseña es que "el que piensa, pierde". Pues allí, -y utilizo los mismos términos que se usan adentro- "saltó la goma". ¡Bienvenida sea! ¡Ya era hora, de una vez por todas!.

En cualquier institución educativa, incluídas las militarizadas, lo más valioso que un estudiante puede aprender es ¡A PENSAR!: pen-sar, ra-zo-nar... Y, en muy, pero muy segundo lugar, a obedecer. Pero por supuesto, en cualquier instituto militarizado, lo primero que se enseña es a obedecer, ¡lo que sea, lo que venga, lo que guste mandar el superior de turno!. Y esto se realiza bajo coacción. El subordinado siempre está obligado a obedecer al superior bajo la amenaza solapada de una mala calificación (en instrucción militar, claro), o de acumular días de arresto, con el riesgo de ser dado de baja al final.

Sólo en ese contexto de control bajo coacción, sopretexto de enseñar "disciplina", puede entenderse la situación de que un grupo de jóvenes se someta a la vejación constante de ser "manijeados", de realizar "todos los movimientos" que el superior les ordene, sabiendo que dicho superior no es un entrenador deportivo ni tiene capacitación alguna para poder frenar a tiempo su propia fiebre enfermiza por provocar dolor en el subordinado, (quizá, por devolver a otros lo que a él le hicieron en su época de cadete), y sabiendo que no existe ninguna supervisión médica que regule este tipo de "ejercicios" como ocurriría en cualquier instancia de exigencia deportiva extrema, y con el riesgo de sufrir distintos tipos de lesiones, físicas y psíquicas. Claro que esto no es ningún deporte. Esto es sólo una forma de maltrato de cuerpos y espíritus a la que deben someterse los aspirantes a oficiales.

Con estos métodos de enseñanza, lo único que se me ocurre afirmar es que cuando este modelo de sistema ¿educativo? tiene éxito, significa que el espíritu del instruido ha sido quebrado (salvo honrosas exepciones). Lejos de haber cultivado su intelecto, el futuro oficial sale "derechito", es decir ha logrado aprender en sus años de cadete las primeras armas para el dominio de distintas artes de supervivencia institucional, tales como el "arte de abrirse de gambas", el "arte de no pensar" o el "arte de la obsecuencia". Y con respecto a la sociedad civil, muchos lograr cultivar el "arte de creerse mejor que los demás", la que a mi juicio es una creencia muy peligrosa, ya que los descoloca respecto a la gran mayoría de la población.

En un lugar bien visible, junto al Pabellón Nacional, se puede leer bien grande el lema de la escuela Ramón Falcón: "Entrar para aprender, salir para servir". Para alcanzar ese loable objetivo, los jóvenes con verdadera vocación son los que merecerían ser capacitados (y no lastimados), instruidos (y no vapuleados), templados sus espíritus (mas no doblegados), enseñándoseles todas las artes posibles para cumplir con el cometido de servir a la sociedad (si se quiere, un nombre alternativo para la Patria), pues es la sociedad -que es civil por naturaleza- la que les confiere y les confía el monopolio en el uso de la fuerza pública, y en particular de las armas, para hacer cumplir y respetar la ley. Y para esto, según lo entiendo, se requiere humildad y fortaleza interior.

La Escuela Federal de Policía "Ramón L. Falcón" está ubicada en la intersección de Battle y Ordóñez con la Avendida Escalada, frente al Parque Indoamericano. Por delante de la escuela pasan las vías del Ferrocarril Metropolitano y se erige la Villa 20.

Hernando Mankus

Fuente: Varias

Incendio y limpieza en un asentamiento urbano de Villa Soldati

El Ente de Higiene Urbana limpió el jueves por la tarde las inmediaciones del Asentamiento AU7, ubicado en Villa Soldati pegado al predio que alberga el Parque de la Ciudad. En el lugar el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires montó carpas para albergar a damnificados, luego de que un incendio arrasara con 200 metros de viviendas precarias.

Financiamiento para proyectos de desarrollo tecnológico de PyMEs

La Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica, llama a la presentación de Proyectos de Innovación Tecnológica para la adjudicación de Aportes No reembolsables (ANR 600) destinados al financiamiento de proyectos de desarrollo tecnológico presentados por empresas PyMEs.

Reapertura parcial del Parque de la Ciudad

El Parque de la Ciudad, que estuvo desaprovechado por mucho tiempo, vuelve a abrirse al público, especialmente el infantil, desde este sábado 3 de febrero. Se busca aprovechar este espacio público para el uso de la comunidad. En los últimos meses, los trabajadores colaboraron con tareas de mantenimiento, pintura, limpieza y parquización, mejorando la seguridad, estética e higiene del lugar.

Advierten sobre enfermedades transmitidas por mosquitos

Las altas temperaturas y el aumento de las lluvias que se dan durante el verano favorecen la reproducción de mosquitos, los que además de ser molestos por sus picaduras actúan también como vectores que transmiten enfermedades infecciosas. Infórmese y sepa cómo prevenirse.

 
Esta página fue actualizada el 04 de agosto de 2020 a las 09:40:12 hs. Esperamos haberte ayudado en algo.