Cómo ayudar a mantener limpio el aire que respiramos. 
 

No ensuciemos el aire que respiramos

En las grandes ciudades, entre ellas Buenos Aires, el aire se torna viciado por los humos emanados de fábricas, calefacciones, transportes públicos, automóviles particulares, motocicletas, colectivos y camiones que expulsan humo negro desde sus caños de escape.

El humo es un conjunto de partículas de combustible que no se terminó de carbonizar. Este problema soportado por todos, demuestra que la alteración del ambiente resulta favorable para el entorno natural y es consecuencia directa e indirecta de la actividad humana.

Todos los seres humanos necesitamos vivir en un medio ambiente sano. Por esa razón es tan importante asumir nuestra responsabilidad frente a la contaminación urbana, y para ello debemos cambiar viejos hábitos.

Consejos básicos

  • No quemar residuos en la vía pública, estos deberán ser compactados.
  • Tratemos de cargar nafta sin plomo en nuestros vehículos, ya que la nafta con plomo despide gases tóxicos.
  • Controlemos el sistema de escapes de gases, mediante el uso del silenciador y del catalizador.
  • No dejemos funcionando el motor del vehículo sin necesidad.
  • Verifiquemos el correcto funcionamiento del auto y cambiemos el aceite y filtros con regularidad.
  • No se debe talar árboles de la vereda, la poda es una mutilación ambiental; las plantas nos dan aire oxigenado, verdor, frescura, sombra y disminución en la contaminación visual. Cuando se necesite podar un árbol, en la Ciudad de Buenos Aires puede solicitarse la poda telefónicamente al número 147 del Gobierno porteño.
  • Ventile debidamente los ambientes donde trabaja, no fume en lugares cerrados.
  • No arroje basura en la calle, colóquela en los cestos o contenedores que existen para tal fin.
  • No mezcle con los desperdicios a tirar: pilas, plásticos, latas o vidrios.
  • Evitemos comprar latas de aerosol como cosméticos e insecticidas. Comprémoslos en forma de líquido y pastas. De esa manera colaboramos con la disminución de la emisión de gases nocivos (CFC’s: clorofluorocarbonados) que afectan la capa de ozono. Sin la protección del ozono los rayos ultravioletas del sol pueden matar plantas y animales.

Un toque de humor

No se desaliente si su vecino es un troglodita que a pesar de sus esfuerzos por convencerlo para que no ensucie el aire que usted respira él (o ella) se dedica a quemar basuras en la vía pública, o en el jardín el fondo, garantizando así que "no lo vean". ¿Le ha pasado que el humo "cargadito de mugre" se coló entre sus ropas e ingresó a los ambientes de su casa?

Vayan aquí algunas humildes sugerencias para enfrentar esta situación:

    1. Denunciar al mal vecino que quema residuos en su casa ensuciando a todos los demás vecinos.
    2. Intentar llegar con el chorro de nuestra manguera al foco ígneo del vecino y apagar el siniestro.
    3. Mudarse.
    4. Resignarse.
    5. Ser más troglodita que su vecino/a, juntando algunos residuos parecidos a los él/ella que quema en el fondo de su casa. Espere a que el viento sea propicio (o sea, desde su casa hacia la del mal vecino/a), y que su mal vecino/a se encuentre dentro de su domicilio. Sonría y préndales fueguito a esos deliciosos residuos, pero no demasiado, pues podría producir poco humo...
103

En caso de emergencias o situaciones de riesgo, tener presente la línea gratuita de Defensa Civil 103 durante las 24 horas.

Descargue Flash Player para ver esta animación.
Esta página fue actualizada el 21 de julio de 2019 a las 15:14:55 hs. Gracias por tu visita.