La Vitrina de los Recuerdos, poemas de Clemente Dedela sobre Villa Lugano

Para quienes sienten a Villa Lugano con el alma, especialmente los vecinos que viven hace años o aquéllos que debieron emigrar pero tienen anclado su corazón en Lugano, los versos llenos de recuerdos que encontrarán en las siguientes páginas seguramente serán una brisa tibia para su alma.

El autor, Clemente Dedela, vivió en Lugano durante su infancia y adolescencia, allá por los años 50. Ni bien se asomaba a la juventud, y en busca de aventuras, una buena propuesta laboral lo llevó a emigrar a los Estados Unidos, donde aún reside. Lleno de añoranzas, Clemente no se quedó con las ganas y visitó el barrio varias veces en los últimos años.

Lo cierto es que el tiempo, ese implacable maestro y hechizero, no hizo más que confirmarle que Lugano late más fuerte que nunca en su corazón.

Aquí van los links a los poemas de Clemente Dedela, junto con la primer estrofa de cada uno:

  • Lugano
    Un murmullar a veces sentía
    como si viniera de arriba.
    La extraña voz me decía:
    “Es hora de que me siente y escriba!..”
  • Centro de Villa Lugano
    Cuando analizo, a mi modo de ver,
    centro de Villa Lugano era
    (tal vez todavía lo debe de ser)
    esquina de Murguiondo y Somellera.
  • Un rincón en mi memoria
    Debo encontrar un rincón en mi cuarto sentido
    para ordenar mis recuerdos de lo fue ese ayer,
    antes que las embrujadas telarañas del olvido
    arrebaten para siempre ese maravilloso placer…

 En el año del Centenario de Villa Lugano, bienvenidos sean los recuerdos evocados con emoción.

Publicado por Hernando el 24 de mayo de 2008