La Cápsula de Tiempo 2210, una botella arrojada… a la cabeza de los argentinos

El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires presentó el lunes pasado en el MALBA, la Cápsula de Tiempo 2210, un proyecto cultural que busca construir un nexo directo entre las personas de hoy y las del futuro, una suerte de botella arrojada al mar del tiempo, conteniendo los mensajes que querramos dejar hoy para que sean “descubiertos” dentro de dos siglos. Cada persona podrá enviar hasta el 8 de octubre de 2010 y a través de Internet, un mensaje (texto, fotos, videos) al sitio www.capsula2210.com, que partirá desde su computadora y será visto el 25 de mayo de 2210, cuando la cápsula sea abierta.

La presentación estuvo a cargo del ministro de Cultura de la Ciudad de Buenos Aires, Hernán Lombardi, que estuvo acompañado por Acompañado por el Jefe de Gabinete porteño, Horacio Rodríguez Larreta; el Secretario General, Marcos Peña; el creador de la Cápsula de Tiempo 2210, Julián Gallo, y por Ramón Ponce Gil, ceo de Telefónica Argentina, empresa esta última que brindará el soporte tecnológico y de comunicaciones.

Lombardi sostuvo que el Bicentenario es “un punto de encuentro donde convergen diferentes opiniones y el presente articula el infinito pasado con el infinito futuro. La cápsula del tiempo es más que guardar cosas, es un desafío de nuestra época de proyectarnos al futuro, es un compromiso de reflexión sobre el sentido y destino de cada ser humano de la vida actual. Esta reflexión es parte del hecho cultural del Bicentenario.” –concluyó el Ministro.

La Cápsula de Tiempo es un cilindro hermético de titanio de 3 metros y 250 kg que funcionará como receptáculo de 500 discos Blu-ray de alta resistencia que conservarán las copias de todos los documentos almacenados por los usuarios en el sitio en Internet (aproximadamente la capacidad de almacenamiento es de 12.000 GB) La forma de cilindro que tiene la cápsula de tiempo es similar a la primera del mundo creada por la empresa Westinghouse en 1939.

Entrevistas interactivas

En el sitio www.capsula2210.com los usuarios podrán participar de la primera entrevista interactiva del mundo. Se trata de una experiencia periodística inusual que consiste en un cuestionario de 20 preguntas formuladas por la computadora como si alguien del año 2210 pudiera interrogarnos. Es un requerimiento para participar hacerlo desde computadoras conectadas a Internet que tenga webcam y audio. En los días previos al lanzamiento, han respondido a la entrevista interactiva, entre otros: Luis Alberto Spinetta, Jorge Lanata, Alejandro Dolina, Valeria Mazza, María Kodama, Martha Minujín, Cumbio, Axel, Ari Paluch y Luis Majul.

Cómo participar

La Cápsula es básicamente un receptáculo online de las fotos, videos y textos que los usuarios quieran subir a través de Internet utilizando el sitio diseñado para tal fin. Para participar no hay limitaciones ni regionales, ni de edad, ni de nacionalidad. Es gratis y es libre. El sitio sostiene una política de neutralidad editorial donde no intervendrá sobre los contenidos subidos por la gente mientras respeten los términos y condiciones. El canto de una cancha de fútbol, una cena familiar o el fragmento de un texto clásico. En el futuro todo será de extremo valor. Lo que suban los usuarios es inevitablemene genuino, interesante y representativo de nuestra época.

Fotos y videos públicos y privados

Existen dos maneras de guardar documentos en la cápsula. Una es de forma pública y otra privada. Los contenidos públicos podrán ser vistos por todos en el presente, será como subir un video a Youtube o una foto a Flickr. Los archivos publicados así serán sometidos a un sistema de moderación que aplicará las limitaciones que establecen los “Términos y Condiciones”.

Básicamente la cápsula exige de sus contenidos públicos que sean aptos para todo público, respeten las leyes vigentes que regulan los derechos de autor, no pude haber contenidos discriminatorios a la condición sexual, racial o política de las personas, etc. Pero el usuario puede elegir también no ser moderado por nadie y almacenar de manera directa sus fotos, audios, videos o textos. En tal caso deberá elegir la forma privada. Así, sus archivos no se verán hoy, pero viajarán al futuro sin la intervención u opinión de nadie.

Al finalizar el proyecto, toda la información será copiada a discos Blu-rays que serán almacenados en una capsula de titanio y que será resguardada como testimonio histórico que les permitirá a las generaciones futuras consultarlo dentro de 200 años y recrear las costumbres y vivencias de la época actual.

Especulaciones y sugerencias:

Muchos hemos sido testigos de lo rápido que ha evolucionado la tecnología electrónica y de comunicaciones en los últimos años. Baste recordar que la PC fue creada por IBM allá por 1981 (tres décadas atrás). Y que los soportes portables de información evolucionaron de discos de 5 1/4 de pulgada, a discos de 3 1/2 de pulgada (los famosos disquetes), luego aparecieron los CDs, luego los pendrives, los DVDs, y ahora hay Blu-ray, y discos duros externos, etc.

Mirando hacia atrás, es increible ver lo rápido que han quedado en el olvido los viejos soportes de información. ¿Cuántos de nosotros conservamos lectoras de disquetes de 5 1/4 con lo cuales poder acceder a nuestros preciados tesoros de software de hace tan sólo una década atrás? Y en caso de que nuestra lectora funcione, ¿los discos todavía servirían?

¿Y dentro de 200 años qué pasará? ¿Habrá energía eléctrica todavía? ¿Los soportes de información habrán avanzado tanto como para ser controlados por el pensamiento, alimentándose de la energía de nuestros cuerpos, y sólo hará falta un microimplante cerebral que nos mantendrá a todos comunicados? ¿Quién sabe? A lo mejor se da todo al revés y gran parte de la humanidad deba volver a producir papiro, o volver a usar los tambores o el humo para comunicarse.

En todo caso, dado que -tal como se anuncia, la información que viajará hacia el futuro lo hará en soporte Blu-ray, sugiero humildemente a los responsables del proyecto, consideren la posibilidad de que dentro de 200 años estos Blu-ray ya no sirvan ni de apoya-pava (en caso de existan las pavas) en virtud de que los polímeros de que están hechos se hayan degradado por el mero paso del tiempo, como sería de esperar ya que todo hoy en día debe ser reciclable y degradable.

Pero, para el caso de que los discos sobrevivan a los 200 años de “guardado” que les espera, sugiero incluir dentro de la cápsula al menos dos o más reproductores Blu-ray portátiles nuevitos -y que funcionen- junto con los manuales de uso de los mismos en más de un idioma, además de español… y por las dudas, algún manual de física y electromagnetismo, donde se explique como generar electricidad para alimentar estos aparatos… (sólo por si las moscas: sé que el mundo va a estar allí, pero no sé bien como llegaremos los humanos).

Quizás entonces, si tenemos en cuenta estos pequeños imponderables, evitaremos que la Cápsula del Tiempo 2210 sea interpretada por las generaciones futuras como una broma de mal gusto, o peor aun, como una especie de enorme supositorio cultural que llegó desde el pasado.

¡Ehhhhhh! ¡Gente del futuro! ¡Guardaaaa…! ¡Atájense esta cápsulaaaaaa…!

Publicado por Hernando el 12 de agosto de 2010