Júpiter, el gigante joviano, más cerca de la Tierra… y de los porteños

El sábado 25 de septiembre el planeta Júpiter, el más grande de nuestro sistema solar, se encontrará a su mínima distancia de la Tierra en casi 60 años. Para la ocasión, el porteño Planetario Galileo Galilei ofrecerá a vecinos y turistas ver su imagen en vivo en una pantalla y asistir a charlas didácticas en la sala de espectáculos, todo con entrada libre y gratuita.

Para ello, habrá que acercarse a la sede de avenida Figueroa Alcorta y avenida Sarmiento, donde se ha previsto apuntar hacia Júpiter con potentes telescopios. La actividad tendrá lugar entre las 21 horas y las 2 de la mañana del domingo, todo con entrada libre y gratuita. En caso de lluvia o nubosidad abundante la actividad se postergará para el domingo 26 a las 21 horas.

Júpiter y sus oposiciones

Júpiter siempre puede verse a simple vista en el cielo nocturno. Sin embargo, debido a las cambiantes distancias entre el planeta y la Tierra, visto desde aquí su tamaño y brillo varían notablemente a lo largo de los meses y los años. Ocurre que durante la segunda quincena de septiembre la observación de Júpiter será absolutamente inmejorable, porque el planeta está pasando por una oposición de carácter extraordinario.

Un planeta está en oposición cuando se ubica exactamente opuesto al Sol en el cielo (de ahí el término), o lo que es lo mismo, del mismo lado de su órbita que la Tierra con respecto al Sol. En estos casos, la distancia entre ambos planetas es mínima en todo un año. Las oposiciones entre la Tierra y Júpiter se dan cada 13 meses.

Sin embargo, como las órbitas de ambos planetas no son perfectamente circulares, ni tampoco perfectamente concéntricas, esos acercamientos no son siempre iguales. Hay oposiciones mejores y peores. Y la brecha de espacio entre ambos planetas varía de 591,5 a 676 millones de kilómetros. En consecuencia, el brillo y el tamaño aparente del planeta, en cada caso, también varía: su magnitud visual oscila entre -2.4 y -2.9. Y el diámetro aparente de su disco, entre 44 y 50 segundos de arco.

Acercamiento histórico de Júpiter

La actual oposición de Júpiter es prácticamente inmejorable, con el planeta a casi 592 millones de kilómetros de la Tierra; mucho si tenemos en cuenta que eso equivale a unas 1.500 veces la distancia a la Luna, pero muy poco si pensamos que la Tierra y Júpiter prácticamente no pueden acercarse más que eso.

Técnicamente hablando, el momento exacto de la oposición será el martes 21 a las 8.35 de la mañana, hora argentina (obviamente, de día. Y con el planeta debajo del horizonte). Sin embargo, desde lo visual, el aspecto del planeta, se mantendrá prácticamente idéntico entre el 15 y el 25 de septiembre: en todo este período, Júpiter tendrá una impresionante magnitud visual de -2.9, y un generoso diámetro aparente de 49.8 segundos de arco.

La última vez que Júpiter estuvo tan cerca de la Tierra fue en octubre de 1963, hace 47 años, y no volverá a igualar la marca actual hasta septiembre de 2022. Tomando ambos extremos, la conclusión es impactante: el actual acercamiento de Júpiter es el mejor en un período de 59 años.

Júpiter, a simple vista

Normalmente, Júpiter es un astro muy brillante, fácil de divisar a simple vista. Pero en estos días será absolutamente llamativo. Asomará por el horizonte del Este minutos antes de las 19 horas e irá ganando altura con el correr de las horas. Hacia las 22 ya se ubicará a 40° de altura sobre el horizonte Noreste. Su intenso brillo lo hará inconfundible, superando, por mucho, a las estrellas más notables del cielo.

El planeta alcanzará su mayor altura sobre el horizonte hacia la 1 de la mañana, cuando “transitará” por el Norte, a unos 60° de altura. Será el mejor horario para observarlo a simple vista. Luego comenzará a desplazarse hacia el Oeste, ocultándose por el horizonte Oeste con la salida del Sol.

Pero el mayor espectáculo está reservado para los telescopios. Dada su inusual cercanía, el aspecto del planeta a través de instrumentos pequeños y medianos (de 100 a 200 mm. de diámetro), el resplandeciente disco joviano lucirá muy rico en detalles. Con 200 aumentos, Júpiter se verá del tamaño de una moneda, mostrando con toda claridad sus tradicionales bandas y cinturones amarronados (grandes franjas de nubes que circular en la alta atmósfera del planeta), sus regiones polares más oscuras, y por supuesto, la Gran Mancha Roja, ese colosal huracán del doble del diámetro de la Tierra, observado por los astrónomos desde hace mas de tres siglos.

Un detalle que le agrega aún más dramatismo a este acercamiento del planeta es el lento “retorno” del Cinturón Ecuatorial Sur, una superestructura nubosa que fue desapareciendo gradualmente a fines de 2009, y que ahora esta mostrando signos de regeneración.

Y por supuesto, alrededor de Júpiter, veremos sus cuatro grandes lunas: Io, Europa, Ganímedes y Calisto, mostrando un brillo superior al normal, y perfectamente al alcance, incluso, de pequeños binoculares.

Publicado por Hernando el 24 de septiembre de 2010