Historia del Barrio: El primer aeródromo de país. 
Indice de Historia del Barrio
 
Historia del Barrio
Lugano: el primer aeródromo del país
 
A fines de 1907 regresó al país el joven diplomático argentino Aarón de Anchorena. Trajo consigo un esférico de 1200 m3, al que bautizara "PAMPERO", nombre criollo de uno de nuestros vientos. Invitó en ese entonces al conocido deportista Ingeniero Jorge Newbery a realizar juntos una ascensión.

Jorge Newbery y Aarón de Anchorena, momentos antes de la histórica ascención del "PAMPERO", aparecen el la barquilla, de la que pende un salvavidas facilitado por el transporte "Pampa" de nuestra marina.

Fue así que el día de la Navidad de 1907 el "PAMPERO" se elevó desde la Sociedad Sportiva Argentina, ubicada en el barrio de Palermo, para descender, dos horas después, en la vecina orilla del Uruguay. Jorge Newbery y Aarón de Anchorena fueron los primeros argentinos que realizaron una ascensión en su patria.

El éxito logrado por el "PAMPERO" produjo gran entusiasmo entre los jóvenes. Tal fue así que el 13 de enero de 1908 se creaba el Aero Club Argentino, entidad pionera de nuestras alas, de la que fue su primer presidente Aarón de Anchorena. Comenzó la práctica aerostática en aquel único esférico que contaba el flamante Aero Club.

En la tarde del 17 de octubre de 1908, el "PAMPERO" se elevó por última vez desde la quinta "Los Ombúes" del barrio de Belgrano llevando en su canastilla al joven odontólogo Eduardo Newbery, quien iba a realizar un raid nocturno, y al sargento 1° Eduardo Romero su acompañante ocasional. Nunca volvió a saberse nada del "PAMPERO" y sus tripulantes. Aquella tragedia estuvo a punto de motivar la disolución del Aero Club Argentino. Pero el tiempo logró mitigar el dolor.

El fin del año 1909 encontró a nuestro país en plenos preparativos para celebrar el Centenario de la Revolución de Mayo. Una de las comisiones creadas al efecto, la de Juegos Olímpicos, tenía por Presidente al barón Antonio de Marchi, hijo político del general Roca y distinguido propulsor del deporte en nuestro medio. Fundador de la Sociedad Sportiva Argentina, institución modelo en su género y miembro de la Comisión del Aero Club Argentino, consideraba que no podía faltar entre los calificados espectáculos a llevarse a cabo durante las festividades, el de vuelo a motor.

Mediante apoyo oficial y sus gestiones personales, se obtuvo el concurso de destacados aviadores europeos. Fue así que con el patrocinio de la revista "L'auto" de París, llegó a Buenos Aires el 8 de enero de 1910 el aviador francés Henry Breguí, trayendo consigo dos aviones Voisin equipados con motores de 50 y 60 caballos respectivamente. Una semana más tarde, el 16 de ese mes, respondiendo a una invitación del barón de Marchi, lo hizo el piloto italiano Ricardo Ponzelli, trayendo un avión similar al de Breguí. Ponzelli se instaló en el Hipódromo de Hurlingham y Breguí lo hizo en el de Longchamps.


Voisin con motor E.N.V. fijo de 50 HP

El 30 de enero, Ponzelli trasladó su Voisin al Polígono de Tiro de Campo de Mayo para su vuelo inicial. Efectuó el despegue y tomó diez metros de altura, pero al llegar a los doscientos metros de recorrido, el viento hizo perder estabilidad al biplano el que al tocar tierra violentamente sufrió la rotura de la cola y tren de aterrizaje. En cambio Breguí a las 17:35 horas del 6 de febrero siguiente, ante un público aproximado de tres mil personas pudo decolar y efectuar dos vueltas de pista. A las 18:45 horas realizaba con todo éxito su segundo vuelo del día.

Fueron las de estos dos destacados pilotos, las primeras demostraciones de vuelo mecánico realizadas en nuestro país y en Sudamérica.

En 1910, la Comisión de Festejos del Centenario, solicitó al Aeroclub Argentino la organización de un festival de aviación, para lo cual debería contarse con un aeródromo. La elección del terreno, recae en una propiedad de la firma Fiorito Hermanos, en el bajo Lugano, sobre el llamado Valle del Riachuelo.

En ese lugar no había calles, Larrazábal era sólo una huella, Tellier (hoy Lisandro de la Torre) era la división entre dos quintas, paralelo al Riachuelo existía un camino de tierra que unía Puente Alsina con Puente de la Noria, hoy es la Avenida Coronel Roca.

Desde 1901 existía una línea de tranvías a vapor que circulaba entre Rivadavia y Lacarra y el nuevo matadero, que pasaba también por Lugano. En 1903 Ricardo Seeber instala otra, entre el Riachuelo y los Mataderos, y ambas se fusionaron en 1906.

Los límites del campo de aviación, sobre la base de una aerofotografía tomada en diciembre de 1936, se pueden fijar entre las calles Chilavert, Murguiondo, Madariaga y Lisandro de la Torre. Actualmente, en este lugar se alzan los edificios del Barrio General Savio (Lugano I y II).

El campo tenía un perímetro aproximado de 2 000 metros y contaba con ocho galpones de madera y chapas, que servían de hangares, alojamiento de personal y taller, tribunas de dos cuadras de largo para los espectadores, provisión de agua por medio de un molino y una bomba, señalización reglamentaria y perfecta nivelación del terreno.


Foto del Aeródromo (fecha indeterminada)

El aeródromo fue inaugurado oficialmente el 23 de marzo de 1910 con un vuelo de Emilio Eugenio Aubrun, que da comienzo a la llamada "Quincena de la Aviación". El público se mostró entusiasmado con aquellos vuelos y deslumbrado ante los Voisin, Farman y Bleriots, aviones que alcanzaban la fantástica velocidad de 60 kilómetros por hora.

Pero antes de su inauguración, el 5 de marzo de 1910, Aubrun efectúa con un Bleriot X, el primer despegue en dicho aeródromo, posteriormente el 11 de marzo lo hace Henry Piquet (el primer aviador que transportó correo en el mundo) al mando de un Voisin.

Teniendo en cuenta que llegar al Campo de Aviación era toda una odisea y para evitar inútiles traslados, se estableció un sistema de banderas que se colocaban en Plaza Once y Plaza Flores: las de color rojo significaban "hay vuelos en Lugano", las de color blanco "tal vez" y las de color azul "no hay vuelos".

Emilio Aubrún instruye a Jorge Newbery y a Carlos Goffre, Henry Breguí a Juan Carlos Roth y a Florencio Parravicini, destacado actor. Por su parte, Alfred Valletón instruyó a su compatriota Francisco Herman Hentsch. Los alumnos recibieron sus brevets en junio de ese año. Aprendieron a volar allí también Fels, Eusebione y Amalia Figueredo.

Fue Aubrún también quien efectuó el primer vuelo nocturno del país: decoló con su máquina desde el aeródromo de Lugano el 13 de marzo de 1910, a las 21 hs y aterrizó a dos kilómetros de la estación Tapiales, permaneció en ese lugar hasta las 23 hs, regresando luego a Lugano sin novedad. Para reconocer la pista se colocaron recipientes con querosén, dos en la cabecera y uno al final de la misma.

Además es de hacer notar que en los talleres existentes en el aeródromo, el constructor francés Paul Castaibert fabricó los primeros aviones con materiales nacionales, que también fueron vendidos a otros países, por lo que la industria luganense trascendió las fronteras de la Argentina. Tal es así que la Escuela de Aviación de la República Oriental del Uruguay contó con estas aeronaves en el momento de su fundación.


Homenaje a Paul Castaibert sobre la Autopista Dellepiane

El aeródromo "Lugano" permaneció activo hasta 1934, el periodista Juan José De Soiza Reilly, en un artículo publicado en la revista Caras y Caretas del 10 de enero de 1931, lo bautizó "Nido de Cóndores" en las Pampas Porteñas.

Hoy se recuerda y homenajea al primer aeródromo del país, en la plazoleta ubicada en la intersección de la Avenida Francisco Fernández de la Cruz y Larrazábal, cuyo nombre es "Aeronáutica Argentina". Hasta hace poco sólo se encontraba un pequeño monolito (en muy mal estado de conservación) con una placa recordatoria.


Monolito y placa recordatoria que hasta hace poco tiempo
constituía el único homenaje al primer aeródromo del país.

Pero durante los meses de octubre y noviembre del 2001, la plazoleta fue remodelada, cercada con rejas, y el 30 de noviembre fue emplazado allí el Mirage III C, matrícula 706, cedido por la Fuerza Aérea Argentina a la Asociación Civil "República de Lugano" y por ésta a la Ciudad de Buenos Aires. Todo un orgullo para el barrio que fue la cuna de la aeronáutica argentina.


El Mirage III C, matrícula 706, posado en la plazoleta
"Aeronáutica Argentina". Un merecido homenaje
al primer aeródromo de nuestro país.


Historia relacionada:

Manuel González, aventurero y pionero de la aviación argentina


Fuentes consultadas:
- Fuerza Aérea Argentina: "Reseña Histórica - Años 1907 a 1910"
(www.faa.mil.ar)
- Revista "Aeroespacio" Nº 540, edición Mar/Abr del 2001 (www.aeroespacio.com.ar)


Descargue Flash Player para ver esta animación.
Indice de Historia del Barrio
 
 
Esta página fue actualizada el viernes 25 de abril de 2014 a las 05:15:06 hs. Gracias por ayudarnos a crecer.