Un ñoqui es algo rico para comer afuera… del gobierno porteño

Más de 6000 casos de empleados que evidenciaron graves irregularidades laborales entre los 124.000 empleados que tiene la ciudad, fueron detectados gracias al último censo que el jefe local, Mauricio Macri, realizó para descubrir la presencia de “ñoquis” en el Estado y para reestructurar los recursos humanos con los que cuenta la ciudad.

[video:http://www.youtube.com/watch?v=o1nfP1kzE-U height:280]

Macri dio a conocer el resultado del censo al personal de la administración de la Ciudad de Buenos Aires en una grabación que realizó junto al Ministro de Hacienda, Néstor Grindetti, en el Salón Blanco del Palacio Municipal, siendo el primer gobernante de la Argentina que emite un mensaje institucional de gestión por el canal popular de Internet You Tube.

Resumen

Marcos es un médico que, ante los ojos del gobierno porteño, trabaja en el hospital Fernández. Durante todo el año pasado nunca estuvo presente cuando concurrieron los censistas ni tampoco prestó servicios allí, según se descubrió luego de una auditoría. Sin embargo, cada mañana de 2008 firmó su respectiva planilla de presentismo y, por supuesto, a fin de mes cobró su salario por la ventanilla del banco. Por ello, el gobierno radicó el pasado lunes una denuncia penal contra ese hombre en el Juzgado Nacional de Instrucción N° 22.

Otros casos llamativos que salieron a la luz revelaron que 30 personas que hoy cobran un sueldo del Estado porteño han fallecido; incluso, una de ellas continuó percibiendo su salario hasta 657 días después de su muerte. Se observaron fotografías que el gobierno sacó de una tumba para certificar la muerte de un empleado que seguía cobrando su salario.

Hay más: desde diciembre del año pasado unos 6000 empleados no fueron a retirar la nueva tarjeta Moderban, que les permite retirar el salario desde el cajero automático, mientras que unos 2000 empleados ni siquiera cobraron el sueldo por ventanilla. Asimimos, en el informe se mencionaba el caso de un médico que trabajaba en el hospital Ramos Mejía y, también, en el hospital Alvarez, en idénticos días y horarios recibiendo una paga doble.

Otro tema escabroso son las licencias médicas: hasta setiembre de 2008, 7800 empleados, en promedio, habían solicitado ese permiso, mientras que hoy bajó el número a 4400. Incluso el gobierno habilitó un número de teléfono donde se podrá denunciar a los empleados que no cumplen con su trabajo. Es el 0800-999-2727, pero se deberá marcar la opción 2/9 (por los ñoquis, explicaron) para canalizar la demanda.

Según los datos del censo, también se constató que unos 10.000 empleados porteños tienen otros trabajos fuera de allí -algunos, incluso, son proveedores de la ciudad- y que hay 6500 personas que superan la edad de jubilación y a quienes se les está ofreciendo un retiro voluntario.

Publicado por Hernando el 13 de abril de 2009