Recuperan y habilitan el Viejo Puente Pueyrredón

El jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, inauguró las obras de reacondicionamiento, puesta en valor y mantenimiento del Viejo Puente Pueyrredón, que une el barrio de Barracas con el partido de Avellaneda, y lanzó un llamado a la Nación y a la provincia de Buenos Aires para darle definitivo impulso a la recuperación integral del Riachuelo.

“Nos pone muy contentos poder estar inaugurando obras en este puente tradicional, que fue el primero que conectó a la Ciudad con la provincia por la zona sur, en 1931”, pero cuya estructura de izaje había dejado de funcionar hace más de 40 años, recordó Macri durante el acto, en el que estuvo acompañado por el intendente de Avellaneda, Jorge Ferraresi.

Macri sostuvo que la habilitación de esta vía de conexión se suma a las obras de infraestructura ya realizadas en los puentes Bosch y La Noria y señaló que “este es un esfuerzo que hace la Ciudad en un territorio que es federal y que contribuye a mejorar la calidad de vida de miles de personas que viven en la Ciudad y en el conurbano”.

El jefe de Gobierno destacó seguidamente que “sería muy bueno que lográsemos trabajar en conjunto cada día más la Ciudad, las intendencias, la Nación y la provincia para afrontar también el enorme desafío que tenemos debajo de este puente, que es el Riachuelo”.

Macri subrayó que existe la posibilidad de acceder a fuentes de financiamiento internacional, lo que “nos da la posibilidad de encarar las obras de recuperación integral” de esa cuenca hídrica.

Sin embargo, advirtió que “lo que nos está faltando es el nivel de coordinación y trabajo conjunto para resolver el problema” y exhortó a trabajar con esa idea “para que vuelva aquella Argentina de principios del siglo pasado, cuando se diseñaban puentes como éste y se hacían obras pensando en grande para darle infraestructura de desarrollo a todos los argentinos”.

Trabajos de restauración realizados en el puente

Viejo Puente Pueyrredon reacondicionado y funcionandoLa vía de conexión con desembocadura sobre la Avenida Vieytes del lado porteño tiene 90 metros de largo y está conformada de una estructura metálica original remachada, compuesta por dos tramos fijos extremos de 26.03 metros y dos tramos levadizos centrales de 18.60 metros.

El mecanismo de izado que poseía para facilitar la navegabilidad del Riachuelo estuvo en desuso desde 1969, hasta que en julio del año pasado sus rampas volvieron a elevarse cuando comenzaron los trabajos para poner a punto el sistema y recuperar la movilidad.

La renovación total del puente, que incluyó la ejecución de una calzada metálica y de una vereda peatonal, "permite recuperar una vía de comunicación estratégica para el tránsito pesado y optimiza la conectividad vial entre la Ciudad y el sur del conurbano", señaló el el Ministro de Desarrollo Urbano,  Daniel Chain.

Publicado por Hernando el 12 de enero de 2010