¿Qué es el spam?

En internet se conoce como "spam" al correo electrónico que se recibe sin haberlo solicitado, y cuya finalidad es -casi siempre- promocionar, vender, o incluso "pedir" algo. A este tipo de emails se los conoce coloquialmente como "correo basura".

Con el paso del tiempo, el término spam se utilizó también clasificar a los mensajes SMS no deseados que llegan a nuestros celulares. Finalmente el spam se hizo presente en los sistemas de chat y de mensajería de todo tipo.

Esta palabra tan cortita tiene para mí un significado muy específico. Esta definición es personal, e intenta reflejar mi propia experiencia como víctima del spam:

SPAM es toda comunicación de carácter promocional, comercial o publicitaria, que alguien hace llegar hasta nosotros sin pedirnos permiso y a sabiendas de que difícilmente podamos evitar tener que -como mínimo- enfrentarnos a ella, directa o indirectamente, ya que quien lo lleva a cabo se vale para lograrlo de los mismos medios comunicacionales que la mayoría de nosotros utilizamos normalmente a diario para comunicarnos con los demás: correo electrónico, teléfono fijo, teléfono celular, chat, foros, mensajeros, y cualquier otro medio que en el futuro cumpla este cometido.

Nos enfrentamos al spam directamente en ocasión de leer nuestro correo electrónico, o cuando atendemos personalmente una llamada telefónica. Y lo hacemos indirectamente, cuando controlamos que el filtro de correo basura no haya eliminado erróneamente un mensaje valioso para nosotros, o cuando revisamos los mensajes grabados en nuestro contestador telefónico.

El spam está vivito y coleando porque es barato de generar, técnicamente es todavía difícil de evitar y legalmente… no pasa nada. O casi nada. Es que en la Ciudad de Buenos Aires acaban de habilitar un Registro contra el Spam Telefónico, dando cumplimiento a una ley del año 2006, la Ley N° 2014, creada con el objetivo de proteger a los usuarios de servicios telefónicos de los posibles abusos que puedan surgir del uso del telemarketing para publicitar bienes o servicios. Veremos como va la cosa.

Publicado por Hernando el 9 de octubre de 2009