La Ciudad de Buenos Aires dió un paso hacia la incineración de los residuos urbanos

A principios de mayo, la Legislatura porteña aprobó en general, con 36 votos a favor y 22 en contra, la ley que habilitará a la ciudad de Buenos Aires a incinerar los residuos urbanos que se generan en el distrito mediante la técnica de termovalorización energética.

Según el gobierno, la técnica de recuperación de energía por la incineración tiene estándares de calidad elevados; recuerda que hay más de 2000 plantas funcionando en todo el mundo y 500 de ellas en Europa. Sin embargo, hay oposición a la implementación de este sistema. Andrés Nápoli, director de la Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN), afirma que la recomendación de la Unión Europea es cerrar las plantas que ya están en funcionamiento. “Están yendo hacia un modelo de economía circular y los incineradores compiten contra el material reciclable -sostuvo-. El proyecto de ley es un salto al vacío porque no es superador de la ley actual“.

Mirando unos años hacia atrás, en 1976 la intendencia de Buenos Aires prohibió la incineración a los particulares y cerró las usinas que aún estaban en actividad. La nueva estrategia fue emplear rellenos sanitarios. Pero ahora los rellenos están al límite de su capacidad.

En el Área Metropolitana de Buenos Aires se generan y se entierran diariamente 17.000 toneladas de desecho, el 87% en José León Suárez. La Coordinación Ecológica Metropolitana Sociedad del Estado (Ceamse) asegura que en el plazo de cinco años colapsa la capacidad de los rellenos sanitarios del sistema.

Según la FARN “la incineración de residuos sólidos urbanos no es una tecnología renovable ni limpia, ya que la basura domiciliaria no es un recurso renovable, y su combustión genera emisiones de gases de efecto invernadero, sustancias peligrosas para la salud y el ambiente. Esta tecnología compite con el reciclado y con la denominada economía circular. En esa competencia, los residuos reciclables (de mayor poder calorífico) son los más codiciados, tanto por las plantas incineradoras como por la industria del reciclado. Además es cara, ya sea para generar energía como para tratar a los residuos“.

Publicado por Hernando el 14 de mayo de 2018