F.A.Q.F.A.Q.   BuscarBuscar   ConectarseConectarse  RegístreseRegístrese
Taller poesia cuento novela narrativa capital federal
Ir a página Anterior  1, 2, 3  Siguiente
 
Publicar Nuevo Tema   Responder al Tema    Foro de Villa Lugano -> Clases Particulares
Autor Mensaje
abogado



Registrado: 13 Abr 2014
Mensajes: 882

MensajePublicado: Dom Abr 14, 2024 7:06 pm    Título del mensaje: En la escalera de caracol En la escalera de caracol hicimo Responder citando

En la escalera de caracol

En la escalera de caracol
hicimos el amor
muchas veces cuando jòvenes y hambrientos
y borrachos de dolor y angustia
no tenìamos un solo centavo
mientras el oleaje de vampiros y zombies
asolaba televisivamente en blanco y negro
las calles de la ciudad
en persecuciòn de sus incautas vìctimas
al solo objeto de drenarles
toda la sangre

en el vano de esa escalera, en la sombra
hicimos muchas veces el amor
a escondidas
y sigilosamente
con suaves gemidos reprimidos
a altas horas de la noche
porque èramos pobres y no tenìamos absolutamente nada
salvo la divina juventud
y enloquecidos de dicha
nuestras bocas se unìan
en un beso para siempre
eterno e inmortal
mientras a lo lejos sonaba un instrumento de percusiòn
un piano tal vez
o algo por el estilo

en la escalera de caracol hicimos el amor
o sino en el amplio rectĂ ngulo desierto de la plaza
en aquel verano que Machado ya viudo tanto amò
mientras caìan las làgrimas y rodaban las làgrimas por tus mejillas
y un anciano voyeur o miròn
un antiguo sĂ tiro acaso
nos observaba amable y atentamente
con sus ojos rojos de deseo

o sino en los mĂ s abyectos y berretas y baratos hoteles
llenos de arañas y telarañas
en redondas camas giratorias
mientras en otras habitaciones
las ladies aullaban de felicidad
y gritaban monòtonos poemas de amor
compuestos de 1 o 2 obscenas palabras
incesantemente repetidas

nos entregamos por aquel entonces o època
a ciertos determinados juegos vagamente sexuales o simplemente perversos
a ciertas inciertas indeterminadas prĂ cticas sadomasoquistas
mientras el inefable portero espiaba
por el ojo de la cerradura
como si no fuera un sòrdido y transistorio albergue a transistores
sino El Fuego de Barbusse
(Editorial Tor, Buenos Aires, 1929)

en la escalera de caracol hicimos cientos de veces el amor
procurando que los vecinos no se enterasen ni por asomo
por cuya causa a menudo te tapaba la boca con la mano
cuando estabas a punto de gritar
en medio de la medianoche

en la escalera de caracol hicimos el amor
mientras algùn ciudadano volvìa a su casa
abrìa su puerta y la cerraba

cuantas veces habremos hecho el amor en la escalera de caracol
o en los màs roñosos y baratieris hoteles
o en las plazas y parques pĂąblicos por entonces no enrejados
apoyados en un centenario Ă rbol
cuyas ramas llegaban hasta las estrellas
y cuyas raìces poderosamente se hundìan
hasta alcanzar el centro de la tierra

me mirabas siempre a los ojos
y yo miraba tus ojos limpios que me miraban
mientras sonreìas hermosa
o las lĂ grimas cristalinas resbalaban por tus mejillas
o mientras bailĂ bamos en las mĂ s furiosas pistas de baile
formando la ronda
como una constelaciòn de Tango
en contra siempre de las agujas del reloj
en contra siempre del tiempo
y del espacio

en la escalera de caracol hacìamos el amor
porque èramos pobres como hermosas arañas negras
que durante las noches se deslizan
por la escalera
de caracol

esa escalera de caracol aĂąn existe
y no es precisamente una escalera al cielo
como reza la mencionada canciòn
sino una escalera a tierra
como en el tango

no tenìamos una sola moneda partida al medio
èramos pobres hasta decir basta
y por eso hacìamos el amor en lugares
en sitios francamente inusitados
por no decir inauditos
por no decir inèditos: escaleras, parques y plazas pùblicas, grandes
hoteles deshabitados
mientras afuera sonaba la canciòn de la lluvia
que repiqueteaba sobre los techos de cinc
o nos empapaba al salir a la noche y a la vida
y luego a dormir en una cama caliente y seca
seguramente desnudos y abrazados y haciendo
cucharita
como si fuèramos una blanca y dulce
medialuna

en la escalera de
caracol
hicimos
el
amor
Volver arriba
profesores



Registrado: 05 Abr 2017
Mensajes: 708

MensajePublicado: Lun Abr 29, 2024 10:38 pm    Título del mensaje: Muerte en vida Muerte en vida o vida en muerte Muerto en vid Responder citando

Muerte en vida
Muerte en vida o
vida en muerte
Muerto en vida
y por eso escribo
hasta la muerte
hasta la vida
con toda la vida por delante
con toda la muerte por detrĂ s y por encima y por
debajo
por todas partes, siento el olor a muerte
en vida
en la vida
en las calles veo a los muertos
en vida
envidia
envido
los fantasmas
los zombies
aullando en los supermercados
en busca de sus incautas
vìctimas
los vampiros hincando sus colmillos en los blancos cuellos
de las doncellas
para drenarles
toda la sangre
dònde se han ido todos?
de pronto me despierto
encima y en la sima
de una montaña de cadàveres
como si la guerra hubiera terminado
y yo fuera uno de los pocos sobrevivientes
todos han muerto de a poco
y me he quedado absolutamente solo
en medio de la casa vacìa
escribiendo poemas en la luz fantasmal
de la computadora
mientras suena
Isaac
Albèniz
en el antiguo piano
de una antigua grabaciòn
del siglo pasado
por momentos, tengo miedo
de volverme totalmente loco
de remate
chiflado
sin remedio alguno
todos han muerto: la abuela, papĂ  y mamĂ 
hasta la perra de nombre sami muriò
la eterna investigadora
con su hermosa nariz siempre
hĂąmeda
todos han muerto de pronto
y yo pasado el medio siglo de vida
me entrego a los placeres mĂ s desenfrenados
los vicios mĂ s desbocados
y a la droga mĂ s potente e irresistible: el
-
en las noches de luna llena
salgo en busca de una hermosa
o la bella viene hacia mì
con su falsa sonrisa
y sus ojos en blanco
o inyectados en sangre
bĂ sicamente
eso no es todo: de golpe
despierto con un cuerpo desnudo y joven a mi lado
esa fresca juventud divina que tanto añoro y envidio
y la verdad no tengo la menor idea
quien estĂ  a mi lado
quien diablos es la bella que duerme a mi costado
como si se tratara de la bella durmiente del bosque
o una joven prostituta
o una criatura de otro planeta
u otra dimensiòn
la desconocida e ignota dimensiòn
indudablemente
y todo ello mientras suena Albeniz
(Colecciòn diario La Naciòn
o The Nation como decìa el gordo poeta barbudo
mientras vendìa viejos libros bajo la lluvia
o bajo el sol mĂ s infernal y ensordecedor
que se haya visto nunca).
Recuerdos de otros planetas distantes
y distintos
recuerdos del futuro cercano o lejano
o del Oriente pròximo cercano o lejano
como si se tratara de otra galaxia
y no de mundos colonizados por el imperialismo mĂ s sanguinario
Said mediante
Muerto en vida persisto en hacer el amor y deshacerlo
me regalan viejos libros de poemas mojados por la lluvia
que pongo a secar al sol y al viento del otoño
como si eso fuera una soluciòn
mientras que me acuesto con jòvenes prostitutas
que me arrancan un ojo de la cara
o un testìculo
con sus largas y afiladas y pintadas uñas
solo en medio de la noche
en medio de Albèniz
muerto muerto para siempre y por siempre
muerto en vida
moviendo un poco el esqueleto
sacandole el cuero a alguno
soslayando otarios
esquivando
giles de lecherìa
desempaquetando
viejos recuerdos
en el piano letrado
en el teclado letrado
dònde se han ido todos?
me han dejado solo como a un perro
si hasta la perrita Sami se quedò dura una noche
mientras bailĂ bamos cumbia o rock & roll
mirando la nada
o una nube gris
todos se han ido
yo solo quedo
en medio de la casa vacìa
escribiendo poemas
bajo la luz fantasmal
de la computadora
mientras suena Albèniz
y para refrenar este exceso de muerte
me encamo con las damas mĂ s potentes y desnudas
que me sacan un ojo de la cara
pierdo el tiempo miserablemente
de la manera mĂ s absurda
mediante las tecnologias mĂ s avanzadas
y las damas de grandes pechos
me ahogan en sus leches mĂ s blancas e hirvientes
o sino me asfixian
con sus gigantescas nalgas
como grandes y carnales esferas
Volver arriba
abogado



Registrado: 13 Abr 2014
Mensajes: 882

MensajePublicado: Mar Abr 30, 2024 8:54 pm    Título del mensaje: El borracho perfecto Por las noches se emborracha en el ca Responder citando

El borracho perfecto


Por las noches se emborracha
en el cafè de la esquina
mientras las parejas enamoradas
hacen sus arrumacos mĂ s o menos violentos

al atardecer, duerme impunemente la siesta
mientras todos los demĂ s hacen sus labores implacables
dueños de lo inesperado, saborean sus dulces espasmos

mientras escucha a Stravinsky, alucina con insolentes damiselas eròticas
quienes lo defraudan habitualmente
mediante sutiles estratagemas amorosas
y otros ardides vagamente romĂ nticos: besos acaramelados
òsculos furiosos
convulsivos orgasmos medianamente bellos
embarazosos

no conforme con ello, sale por las noches absolutamente borracho
de amor
a pasearse por las calles mĂ s o menos solitarias
o sino, en tren de gira, irrumpe en los salones de baile,
en las austeras milongas
con el objeto de bailar unos buenos tangos
a pesar de su penetrante olor a alcohol
y a tabaco
o incluso marihuana (es marihuanero ademàs de alcohòlico)

sin rumbo fijo, vaga por las calles por la madrugada
recordando obstinadamente las ladies que anduvieron
por sus brazos y abrazos
sus brasas
sus cenizas

por momentos se pone violento
con amigos y enemigos: entablan toda clase de charlas totalmente
absurdas, incoherentes a mĂ s no poder, pero
no puede dejar ese vicio maldito
que lo convierte en un balde
en un recipiente agujereado

borracho insolente, no puede con su falta de genio
y derrama improperios a diestra y siniestra
vomita en un tacho de basura
en una direcciòn de escuela
frente a atònitos directora profesores preceptores
y demĂ s autoridades y pĂąblicos empleados
pĂąblicos y privados funcionarios:

lo llevan al hospital en una ambulancia mientras lo conducen a la sala de guardia
llama por telèfono a su novia ausente, su inmòvil amada
a quien entre sollozos le comenta lo sucedido recientemente, le dan
asimismo alguna pastilla para que se deje de una vez por todas
de romper las pelotas con pelotudeces ojo lo burdo estĂ  prohibido
pero al borracho consuetudinario no le importa nada
o demasiado poco

esta es la vida entonces del perdido boracho:
lo echan de las librerìas
no consigue laburo por ninguna parte
hediondo a alcohol y tabaco
(cuando no marihuana)
lo expulsan de los sitios mĂ s obscenos y abstractos
los hoteles para pasajeros
las pensiones màs sòrdidas no lo quieren ver
ni en figurita

increiblemente, en el Correo Viejo (un salòn de rock devenido
tanguerìa) se levanta una mina
pero en cuanto estĂ n por subir al auto de la piba
el muy pelotudo se pone a vomitar
vomita durante un rato
y luego en zigzag llega al Parque Rivadavia
donde se duerme en un banco de la dicha plaza
mientras emergen las primeras luces
del amanecer ...

despierta
se dirige a la mansiòn que habita (heredada de sus padres)
duerme hasta el mediodìa
vuelve a despertarse
desayuna un gin con hielo una ginebra
recordando viejos tiempos nocturnos
cuando se paraba en la barra a contemplar a las bellas
mientras bailaban entre los brazos de los turros
que bailaban como los dioses
Nietzsche mediante

nada de gags, nada de bromas pesadas o livianas:
parado en la barra, no era raro
que una lady se parara al lado y lo mirara fijamente o de reojo
como invitĂ ndolo a bailar

ya medio ebrio
de alcohol y de amor por la hermosa
se posicionaba en el centro del ring danzante
y de pronto besaba apasionadamente
esos labios ardientes
que lo volvìan loco de dicha

lamentable o afortunadamente, la mujer era casada
con un elegante filòsofo o sociòlogo màs o menos famoso en
esos campos intelectuales, ella por su parte
tambièn era conocida en el ambiente tanguero y literario, publicaba
toda suerte de novelas, ensayos, poemas de amor incluso

èl recordaba lejanamente haber leido algo suyo en algùn tiempo
ahora sonaba Stravinsky, la primavera,
en una mesa se tomaba champĂ n y otras burbujeantes delicias
en la calle, habìa personas durmiendo a
pesar del frìo, la lluvia, el gigante africano por ejemplo:
seguramente hablaba francès, el loco que hablaba solo ya no estaba
nunca en la ochava de Beauchef y Rosario, frente al Parque Rivadavia: segura
mente habìa muerto, le habìa pasado algo, en esa ochava se sentìa esa ausencia
brillaba por eso

no vio màs a esa mujer pero siguiò escuchando que hablaban sobre ella
en algunos lados, algunos escombros, y a su dorima incluso lo vio
en el aparato televisivo, despotricando contra el actual Presidente de la Naciòn,
el anarcolibertario
o anarcocapitalista
(con què se come eso?)

continuaba tomando continuamente
su mente se iba deteriorando al tiempo que envejecìa, le
gustaba el poeta salteño Manuel Castilla, aunque uno se pregunta
què diablos le verìa o què demonios leerìa allì mismo, en ese libro
del CEAL

so pretexto de ordenar la barrial biblioteca
se afanaba mientras tanto, cada dìa, cada noche, toda
clase de libros, en lo posible, primeras ediciones, libros raros y
antiguos, a

veces lo descubrìan, entonces, obviamente, lo echaban a patadas
entreveradas con oscuras amenazas màs o menos jurìdicas:
volvìa a las andadas, pedìa prestado o fiado, vendìa libros

en puestos de chapa en ferias de libros donde en el verano
te recontracagabas de calor (no hay otra manera de decirlo): era el
infierno libresco, enciclopèdico, que le dicen, el infierno
escolar:

en sus ratos de ocio (que eran demasiados) se encamaba
con desdentadas prostitutas
en casas tabicadas en habitaciones
estancos compartimentos negros
y gordas hetairas que procuraban hacerlo
acabar lo mĂ s rĂ pido posible
o se lo pasaban de una a otra
mientras le iban sacando todo su dinero
y evitando en lo posible
se quedara dormido
en un sillòn o futòn
mientras sonaba Mahler

mientras sonaba Mahler: borracho de dolor y angustia por sus
malditos vicios, como un Erdosain exacerbado y redivivo, no
obstante, se acostaba a veces, con pendejas bellìsimas
que lo despreciaban cordial y
francamente

ùltimamente dormìa en los parques pùblicos
o en hogares del Estado por las noches
afanandose en que no le afanaran
las pocas pertenencias
que aĂąn empero le quedaban

otra costumbre suya era caminar durante horas
con el objeto de eliminar de una vez por todas
esa maldita busarda
Mahler o Stravinsky
mediante
Volver arriba
abogado



Registrado: 13 Abr 2014
Mensajes: 882

MensajePublicado: Sab May 04, 2024 9:51 pm    Título del mensaje: Me imagino Me imagino, quiero creer (mientras escucho a Te Responder citando

Me imagino

Me imagino, quiero creer
(mientras escucho a Telemann)
que en la edad antigua hacìan el amor
a diestra y siniestra
como la cosa màs natural del mundo, asì lo
atestiguan ciertas pinturas pompeyanas
o herculanas, ciertas ànforas griegas, ciertos dibujos sagazmente eròticos
ciertas acuarelas
maravillosamente obscenas
fantĂ sticamente pornogrĂ ficas

me imagino que a travès de las edades
las muchedumbres de campesinos y aristòcratas
entreverados se entregaban a las orgìas màs asombrosamente descomunales
asì como los dioses olìmpicos
a las bacanales màs extrañas y turbulentas:

torrentes de sangre, lĂ grimas, estiercol, sudores, semen, orina y excrementos
se entremezclaban con miles de cuerpos desnudos
abandonados al baile de san vito
y a las convulsiones màs epilèticas y vampìricas
en un esplèndido infierno de materias corporeas
viscosamente chapaleaban en la ciènaga
como en una bizarra pelìcula de terror clase B
de los 60 o 70

en la que los muertos vivos, zombies, vudù y demàs lacras cinèfilas
adoradas por Puig entre otros
mezclaban sus aullidos mĂ s o menos guturales
en una fiesta satĂ nica y tanĂ tica
digna de Bataille
Nietzsche
El Bosco
y todos los otros
dignos o no de menciòn

sì me imagino que hartos de una vida campesina de dolor y miserias sin fin
se abandonaban al rayo del orgasmo
penentrando
en todos los agujeros corporales: fosas nasales, marinas, comunes,
orejas, aros, anillos, anos, esfìnteres, bocas desdentadas y rientes,
vaginas de las que emergìan rayos de luces
como una catedral de luz
vulvas grandes como ciudades medievales
y laberìnticas

barrocamente se desgañitaban en alaridos
en aullidos dignos de Ginsberg
mientras sonaba Telemann

cascadas de baba
bañados en semen

luego se quedarìan dormidos
hartos hasta la nĂ usea
hasta la masmèdula asqueados
de tanta droga - y sensual
de tanto vicio estèril
como un barril agujereado

y a travès de los tiempos
orgìas o batallas en medio del campo
fertilizaban la tierra

desde lo alto Dios contemplaba sonriente las hecatombes
los humanos sacrificos
los expiatorios chivos
mientras Telemann sonaba

los antiguos libros eran discretos al respecto
pero los personajes arrojaban sus ropas de època
y se dedicaban a fornicar

los campesinos tambièn en sus ratos de ocio
por las noches
cogìan con sus mujeres para tener grandes parentelas
y asì escapar a la guadaña de la Muerte

y en medio de esa pobre y breve vida miserable
el relĂ mpago interior del orgasmo
ese dulce terremoto
los hacìa dichosos
felizmente fulminados
afortunadamente calcinados

las prostitutas iban de un rascacielos a otro
a los efectos de desnudarse y cobrar
a travès de la noche
en raudos taxis
o durante el dìa
se desnudaban se abrìan de piernas o succionaban habilmente
no sin antes cobrar de movida sus dòlares
de entrada
sin chistar
o mediante bancarias transferencias

mientras en los bares o en los calientes hogares
las familias deglutìan sus comidas
bebìan sus brebajes
mientras sonaba Telemann

o miraban el aparato de televisiòn
u oìan reggaeton o electrònica mùsica
o cada uno estudiaba incesante su celular

y cada 100 años la humanidad entera se renovaba completa
gracias a la Sra. Muerte

y Telemann seguìa sonando
es mĂ s: solo Telemann
o Bach
o Beethoven
quedaban

de los millones de mensajes de Watsapp no quedaba nada
solo quedaba
algĂąn que otro soneto perfecto
Borgiano o gongorino:
no mucho mĂ s
Volver arriba
abogado



Registrado: 13 Abr 2014
Mensajes: 882

MensajePublicado: Sab May 04, 2024 11:07 pm    Título del mensaje: los grandes arquitectos medievales cuando hacìan sus grandio Responder citando

los grandes arquitectos medievales
cuando hacìan sus grandiosas càtedras y catedrales
se guardaban de pasar al anonimato
como si se tratara de una gigantesca obra colectiva
y no de un pequeño poema individual

conscientes de esa summa teòrica
digna de un Santo TomĂ s de Aquino
el nunca bien ponderado Aquinate
deslizaban sabidurìa al pasar
como buenos doctores doctos en picapiedras
preciosas piedras
grandes rocas pulidas
grandes vidrieras coloreadas
que no hacìan otra cosa que inmaterializar la materia
como si dicha catedral gòtica
flotara en el aire
dando esa sensaciòn de inmaterialidad
mientras las mujeres danzaban en ronda
esbeltas y delgadas casi famèlicas tuberculosas
sobre la puntita de los pies

de esta y no de otra forma
los grandes arquitectos medievales y egipcios
supieron levantar los grandes o pequeños monumentos humanos
para celebraciòn y homenaje
de los venideros siglos
los siglos porvenir

el hombre es el porvenir del hombre
el hombre da testimonio
del hombre

asì y no de otra manera
se cumplen las grandes profecìas de mi madre anciana
al ritmo de la singer cantante
al ritmo de las hojas del otoño
que caen como silencios blancos
al ritmo de mi pobre padre enfermo y ya viudo
y al compĂ s del chicle que masca
el bailarìn de tango
mientras baila con su gran yegua imaginaria
entre sus brazos

su gran potra invisible

durante un tiempo,
las grandes lecturas de Sade
durante el crudo invierno porteñero
me reconciliaron con el universo
al igual que los estudios y nocturnos de Chopin
parecìan redimirme
de la estupidez universal

pero què es la estupidez
en què consiste la inteligencia
con què se come eso?

he ahì la pregunta del millòn
digna de un Platòn
o un Sòcrates redivivo: no me
refiero al jugador de football brazuca
que hacìa goles que daba miedo, calambres
como si fuera la cosa mĂ s fĂ cil del mundo
a pesar de una leve renguera

pero no nos vayamos por las ramas, volvamos
al tema que nos convoca: la historia de la arquitectura

durante las grandes pandemias
me dedicaba a dar clases virtuales
me la rebuscaba con pequeños fraudes
no contemplados por la Ley
como delito
(ni siquiera como infracciòn):
hacer examenes
mĂąltiples choice
y toda clase de imposturas mĂ s o menos incorrectas
pequeñas microestafas
y cosas por el estilo

algunos se daban por aludidos, no les gustaba nada dicho asunto: me
gritaban por telèfono
llamaban a la policìa
o me gritaban a travès de la ventana
mientras, en el balcòn
yo me dedicaba a regar las plantas
durante las tardes
bajo el tibio sol del invierno
mientras sonaba Corelli

esto no era todo: cada 2 x 3
caìa en la trampa del celular:
pàginas eròticas
pĂ ginas de hĂ biles p... sabrosas
avisos clasificados
chats
todo sagazmente coordinado
por mentes informĂ ticas
mediante hĂ biles algoritmos y crepĂąsculos

mediante hĂ biles algoritmos
las damiselas me sonsacaban hasta el Ăąltimo centavo
complotadas y conspirando mediante susurros al oìdo
de sus secuaces adlĂ teres: narcotraficantes, ladrones y toda clase de
otros hampones:

por suerte, yo era un experimentado lector
un tanto maniĂ tico de
novelas pseudo policìacas
poemas varios
prosa poètica
poemas en prosa
poesìa pura
sonetos y haikus diversos
ensayos literarios y cientìficos
de toda laya y plumaje

me entregaba por las noches por entero
a la prĂ ctica de la lectura automĂ tica
o raudamente me dirigìa a una torre justo acà a la vuelta
donde me entregaba a toda clase de actividades
vagamente sadomasoquistas: mientras una
escort me masturbaba
la otra procedìa a sorber tè con limòn
munida de anteojos de sol
y grandes botas merced a las cuales la llamaban
el gato con botas
o
gato encerrado
gato montès
el gatopardo

esto no es todo: concurrìa elegantemente ataviado
al cafè de la esquina
a los efectos que las bellas me contemplaban:

no pasaba absolutamente nada
las ladies ni se dignaban admirarme
ni de casualidad, desviaban la mirada al verme
o incluso parecìan hacer como gestos de asco
fruncìan el ceño
me cortaban el rostro
bĂ sicamente

indudablemente
ya habìa pasado
mi cuarto de hora
mi divina juventud

a resignarse entonces
condenado a la lectura de extensos libracos amarillentos
exiliado de la belleza
yo, que "adoro la hermosura"
Machado dixit

por otra parte, tambièn solìa dirigirme por las mañanas
en mis ratos libres
a la plaza mĂ s cercana
para hacer footing
o como diablos se llame
atletismo gimnasia flexiones etc.

bajo el sol del invierno
bajo la llovizna la garĂąa
o la lluvia de hojas en diagonal
del otoño ...

"Amaneciò la calle toda dorada, el viento" etc. solìa recitar como un
condenado a mis alumnos por las mañanas del invierno
mientras ellas bostezaban cordialmente ...

escribìa mis poemas
en el vidrio empañado de la ventana ...
a travès del cual miraba la calle bulliciosa
y a las damas que pasaban ...

adoro la hermosura etc.
Volver arriba
abogado



Registrado: 13 Abr 2014
Mensajes: 882

MensajePublicado: Sab May 11, 2024 11:04 pm    Título del mensaje: jazz jazmin cuerpos se retuercen no narro, solo describo re Responder citando

jazz

jazmin
cuerpos se retuercen
no narro, solo describo realidades

ya no narro solo comulgo caos
caosmos

solo invento mundos
inventarìo
musgos

no hay otra cosa
y por què no màs bien la nada?
por què macri milei bullrich etc.
y no mĂ s bien la nada misma?

bailo bailoteo
recitando poemas aprendidos de memoria
en la declamaciòn
una y 1000 veces
una y 100.000 veces

bailo bailoteo y bailo
milongueo tangueo
bailo
bailongo
milonga milongòn arrabalero y milonga
bien milonga

copulo con las damas
nos retorcemos
nos revolcamos
juntos rodamos
como una rueda
como una lĂ grima
la hija de la lĂ grima
Charlie dixit

tomados de la mano
tomados de los hojos
tomados

dopados
mareados

en la marejada sangrienta
mirĂ ndome a los ojos la lady estĂ 

fellatios cunnilingus
desnudos en la camilla
a 4 manos
masajes masas

filet de merluza al mediodìa con limòn
limones chupo

bailo bailo solo en mi mente bailo
recordando viejos plenilunios
antiguos crepĂąsculos que creparon
oportunamente
en forma y tiempo

hermosos viejos chotos cogiendo como siempre
garchando eternamente
ancianos sexuales
ancianas sensuales en sus arrugas
no arrugan fifan a mĂ s no poder
como si fueran hermosos pendejos que
fornican
alegremente
como si fuera el fin del mundo
que lo es
por otra parte

en la oscuridad los bellos abuelos copulan
en el cuarto lleno de luz
sus cuerpos emanan luz
como si fueran 2 lĂ mparas carnales
que se miran en los espejos
en las 4 paredes y en el techo
espejos aĂąn no enmohecidos

los bellos ancianos copulan
como si mañana fueran a morir
como si la extinciòn estuviera
a la vuelta de la esquina

mientras suena Juan Cruz de Urquiza

los viejos se besan en la boca
se sacan fotos se filman sonrientes
aĂąn les quedan algunos dientes
postizos

todo se acelera excesivamente
los jòvenes se transforman en desdentados viejos gordos
en solo segundos
como en bizarras pelìculas
medianamente pedorras

en la confiterìa de la esquina
los jòvenes enamorados parecen al hablar
cloacas verbales: su lenguaje es el sumun de la vulgaridad
en una sola frase meten varias malas palabras
la palabra m... reluce insistente
y por algo a los argentos nos dicen los boludos:
toda frase es terminada con la palabra boludo
la palabra dobolu
la palabra dolobu
o la palabra tereso

el escatològico lenguaje porteño
brilla por su presencia
mientras tanto leo el ser y la nada de Heidegger
justamente la parte que habla de las habladurìas
las novedades
las curiosidades
las caìdas
la angustia
el miedo

los jòvenes romànticos son expertos
en lenguaje vulgar
especialistas en las mĂ s acabadas ordinarieces

y los periodistas mientras etiquetan a las gentes actuales como ignorantes
tienen algunos problemas de concordancia
los grafs tienen faltas de ortografìa
no pegan una
no dan pie con bola

(como turcos en la neblina)

dicen una sandez detrĂ s de otra
se especializan en idioteces
y las pobres gentes se lo creen todo
como si esa sarta esa retahila de estupideces
fueran la verdad absoluta
o relativa

lavados de cerebro
y de dinero

esto no es todo: hĂ biles prostitutas
se publicitan por televisiòn
subrepticia e insidiosamente
venden toda clase de narcòticos de alto vuelo o voltaje
o videos eròticos màs o menos pornogràficos
friamente escatològicos
por no decir otra cosa

por no decir otra cosa, yo dirìa que ...
pero la mĂąsica ha terminado
es tarde ya
y debo terminar este poema
o como se llame esto ...
Volver arriba
abogado



Registrado: 13 Abr 2014
Mensajes: 882

MensajePublicado: Dom Jun 02, 2024 6:35 pm    Título del mensaje: Poesìa y Punk Rock: los Sex Pistols Fue por primera vez en Responder citando

Poesìa y Punk Rock: los Sex Pistols

Fue por primera vez en 1986 que tuve alguna idea
de la existencia del Punk y de los Pistols: fue mi gomìa Claudio
Guardia quien me anoticiò de la existencia de dicho grupo
y de su rebeldìa a ultranza
hasta las Ăąltimas o primeras consecuencias

apenas los escuchè en aquella casa de la calle Formosa 540
del barrio porteño de Caballito
que me posesionè de ellos: tenìa tan solo 16 años
y escuchar esa mùsica me volvìa loco de dicha: mayormente, solo

Beethoven y sus sinfonias podìa comparàrseles:
eso mismo dije una noche en una reuniòn en un centro cultural
y me miraron poco menos que si estuviera
loco de remate
loco de atar
chiflado a mĂ s no poder

no obstante, mi amigo Asdrubal Sebastiàn Carreño
estaba en un todo de acuerdo conmigo
aunque no creo que èl escuchara a Von Karajan una y 1000 veces
como habìa hecho yo en un viejo tocadiscos
cuya pĂąa era de lo mĂ s complicada
y ni siquiera sè ahora mismo que se hizo de ese aparato demonìaco
para no hablar del celular. ese dispositivo verdaderamente satĂ nico
luciferino realmente
ese artilugio diabòlico
y a un tiempo angèlico

aquel grupo panquequero era de una energìa infinita
digna de Kubrick y su
mecĂ nica naranja

era el tiempo de la transgresiòn
y la primavera alfonsinista
el destape
y las buenas y malas palabras

el descubrimiento del -
y de adolescentes desnudas a la hora de la siesta
lamiendo penes
como si se tratara de ricos helados
en medio de la tarde estival

Âżtragaban la leche?
Âżo no toleraban la lactosa
como le ocurrìa a mi difunta madre
Dios la tenga en su salta Gloria?

ojos vendados
bocas amordazadas
vìctimas y victimarios de perversas parafilias
y oscuras fantasìas vagamente sadomasoquistas

toda aquella distorsiòn violera
nos volvìa locos de dichas
mientras nos sobaban el nabo
y leìamos a Henry Miller
en el Parque Rivadavia
The Rosy Crucifixion

y bailĂ bamos rock & roll tomados de la mano
hasta caer exhaustos y chorreantes de sudor
bañados en sudor y sueños eròticos

por una pocas monedas
las bellas prostitutas nos chupaban bien la pija
hasta - en sus bocas
ese relĂ mpago lĂ cteo llamado orgasmo
llamado polvo
ese rayo de leche
ese dulce terremoto interior
llamado orgasmo
llamado polvo viscoso y caliente

y despuès de -
la orina salìa casi transparente

no sin antes chuparte el clìtoris
hasta mojarte y acabar
entre gemidos de dichas
temblando como una hoja de otoño
o como un flan
una gelatina amorosa

aquella mĂąsica imposible
nos volvìa totalmente locos de dicha
aunque no entendièramos un carajo del inglès idioma

¿tantos millones de hombres hablaremos inglès?

sì Rubèn Darìo tu profecìa se ha complido con creces:
somos hablados y pensados por los Estados Unidos de Norteamèrica
en una suerte de lavado de cerebro y de dinero
que ya dura 70 años como mìnimo, por lo menos

en una especie de posesiòn demonìaca
somos penetrados por esa maldita mĂąsica
llamada Rock and roll en general
y Punk Rock en particular

y es que esa maldita o bendita mĂąsica
tiene una velocidad y una energìa
que enloquecen a cualquiera
a cualquiera que se deje manipular y enloquecer por ella

y hoy que tengo ya 54 pirulines
me sigue gustando tanto como en los 80
y aĂąn mĂ s
aunque sigo sin entender poco y nada
mĂ s nada que poco
de sus letrinosas letras

no importa: dicha mĂąsica me produce tal dicha
y me siento feliz ante tanta energìa desencadenada
y luego de leer las supuestas memorias de John Lydon
por otro nombre Jhonny Rotten

Never Mind the Bollocks

Did You No Wrong es
mi favorito tema o pieza
entre muchos otros

Sì Jhonny Lydon!
No hay futuro!
Y todo tiempo pasado fue o es mejor!!!

Manrique Jorge mediante
Volver arriba
profesores



Registrado: 05 Abr 2017
Mensajes: 708

MensajePublicado: Dom Jun 02, 2024 8:09 pm    Título del mensaje: Combat Rock The Clash AdemĂ s, otro grupo queme apasionaba Responder citando

Combat Rock The Clash

AdemĂ s, otro grupo queme apasionaba sobremanera
eran los Clash: era en las frìas mañanas del invierno porteño
cuando acostumbraba ratearme del colegio
en la cocina de la casa de Claudio Marcelo Guardia
cuyos padres obviamente se habìan ido a laburar
que estĂ bamos horas y horas escuchando aquel disco
una y 1000 veces
totalmente obnubilados
por aquella mùsica insòlita para nosotros

aquella mùsica era de una tal energìa
que nos daban ganas de salir a la calle
o a cualquier parte a bailar o
hacer alguna locura

la juventud es energìa: deporte o bailar o
coger chuparnos todo el cuerpo con alguna pendeja hermosa
penetrarnos y compenetrarnos mutuamente
los ojos en blanco o enrojecidos de lascivia

por què se habla tan poco del Orgasmo
si es la cosa mĂ s linda del mundo

realmente vale la pena haber vivido
para tener esa efìmera sensaciòn orgàsmica
ese relĂ mpago dulce que se derrama por dentro
y por fuera

sentir còmo las lenguas juegan y se enroscan
las lenguas de fuego
las puntas de la lengua en la punta de la lengua

còmo se unen para siempre las calientes humedades y humedales

como los ojos giran sobre sì mismos como cinturas como cinturones
como se desorbitan y orbitan alrededor del sol deseante
còmo se ponen en blanco

y còmo los cuerpos desnudos bailan
tomados de la mano
mirĂ ndonos a los ojos
a los ojos en blanco los ojos
cĂ lidamente desorbitados

aquella mùsica hipnòtica
nos sugerìa todo aquello

yo metìa mi lengua en su boca bien abierta
en su - en su vulva en su Ăątero en su dulceamarga vagina
mientras ella temblaba como una hoja del otoño
o como un flan
o como gelatina marina carnal

y sentìa sus arrugas tocaba su
piel
era una cuestiòn de piel ciertamente
bàsicamente una cuestiòn alquìmica
como suele decirse

no entendìa un catso de ese idioma anglosajònico pero no importa:
fuimos felices mientras oiamos Combat Rock
en las frìas mañanas
del porteñero invierno
y ahora vuelvo a escucharlo casi 40 años despuès
en Youtube
y el telèfono celular
ese aparato diabòlico
y celestial a un tiempo
ese dispositivo satĂ nico
y angèlico a la vez
reificado realmente
Marx mediante
(Groucho, Karl, Daniel).

sì, era en las frìas mañanas del porteñero invierno
que escuchĂ bamos una y 1000 veces
aquel disco ya rayado
ya rallado
totalmente obnubilados
en esa cocina caliente
mientras sus padres laburaban
todo el dìa
y nos rateĂ bamos del colegio
o mientras nos encamamos
nos acostamos con las dulces adolescentes
que en pocos años envejeceràn
marchitarĂ n para siempre ...

Gracias The Clash!!!
Volver arriba
abogado



Registrado: 13 Abr 2014
Mensajes: 882

MensajePublicado: Dom Jun 09, 2024 10:19 pm    Título del mensaje: Inseguridad en el barrio de Caballito Mientras me dispon Responder citando

Inseguridad en el barrio de Caballito


Mientras me disponìa a escribir un poema sobre mi ciàtica
y ese dolor intolerable en la cintura
de pronto gritos de ¡Chorro! Policìa!
todo ello mientras sonaba el esoteriko Satie
ràpidamente cae la cana y en la esquina desde mi balcòn
observo como se junta la cana y la gente
los vecinos del rrioba

raro un intento de robo a las 8 de la noche en Caballito
al toque se llena de polis y de gente

el dolor de ciĂ tica se ha ido al diablo junto con mi poema
mientras sigue sonando Satie en el piano
extrañamente los gritos continùan y se mezclan con Erik

mientras tanto, puse agua hervir para cocinar unos ravioles
mientras escribo este poema antipoema o como se llame

toda mi vida, pensandolo mejor
no he visto mĂ s que robos hurtos estafas y defraudaciones varias
fraudes diversos
y toda suerte de grandes o pequeñas corrupciones

me importa un bledo todo ello
para mì en este momento preciso
solo existen
la Poesìa y sus adyacencias
sus arrabales

lo demĂ s puede irse al diablo

no obstante, la cotidianeidad me puede
la actualidad me distrae
y quisiera ser inactual
como predicaba Nietzsche

Satie es una caricia para el alma
un mimo
muchos mimos!

mariposas en la panza

voy a destapar la olla y vuelvo

10 minutos para los ravioles comprados en Carrefour
con atĂąn y queso rallado
un manjar francamente
espero me salga bien
mientras los rrochos chorean
chorrean
sangre

lynchamientos por tv

de tanto estar sentado leyendo
me duele la cintura: debo hacer
ejercicio fìsico
necesariamente
en el Parque Rivadavia
o subiendo y bajando escaleras
aunque preferirìa leer horas y horas
sin parar

para no hablar del maldito celular y la televisiòn: ellos tambièn
son culpables de mi ciàtica: las pelìculas de los sàbados
las pĂ ginas de escort
el fucking watsap
las jòvenes y hermosas prostitutas
los libros de poemas o ensayos
hoy mĂ s concretamente
la Muerte de Virgilio
de Hermann Broch
(30 lucas me saliò)

leìdo durante 3 horas en Otero
la bella Otero
la confiterìa de la esquina

sì ¿me reconocen?
soy el anteojito culo de botella
que pasa todas las tardes de domingo allì
el viejo choto que tiene su cabeza sumergida en un libraco
y que cada tanto emerge como un gato entre las hortensias en flor
para mirar a travès de los grandes ventanales
a las bellas que pasan por la vereda
en la tarde otoñal
mientras suena Satie
en mi cabeza

(ojo con los ravioles
que no se pasen)

a mì me gustan los poemas narrativos como ser:
toda suerte de epopeyas
romances
fĂ bulas varias
en prosa o en verso

para no hablar de la pelìcula Puàn:
muy emocionante pero ellos no dan cuenta
del proceso de producciòn:
ellos (los productores) han elegido el gènero ficciòn
no se trata de un documental
la mirada a cĂ mara no estĂ  (para nada) prohibida

como siempre
pongo sin querer el dedo en la llaga
con mi asombrosa habilidad para crear toda especie de enemigos acèrrimos
a diestra y siniestra
como si todavia tuviera 20 años
y no 54

esto no es todo: a ver esos raviolones
(vuelvo en 15 minutos)

mientras morfo estos exquisitos ravioles (a falta de cadĂ ver)
continĂąo con la escritura
de este pseudo poema
mientras suenan las Gymnopedies
procurando (en la medida de lo posible) que el blanco queso rayado
no caiga sobre el teclado de la computadora
ni sobre mi apoema

los Rubios de Albertina Carrie

de la tentativa de choreo de la esquina
no tuve mĂ s noticias
sinceramente
no le di mĂ s pelota
no le prestè màs atenciòn
ni la menor atenciòn
de mi humilde ìdem

ojo con la mĂąsica: no ponerla muy fuerte
porque ya es de noche
y hoy a la mañana en mi balcòn
entre las hojas del otoño
encontrè un profilàctico
lleno de semen
como desagradable sorpresa
lo cual me suena a represalia
por poner mĂąsica de alto voltaje sonoro
como ser clĂ sica mĂąsica rock & roll cumbia
villera y romĂ ntica
cuarteto
tango
boleros varios

me suena que fue el vecino del segundo a
pero obviamente
carezco de prueba alguna

arrojè el forro
los restos del amor
al tacho de la basura
por no patearlo al medio de la calle
o de la vereda

realmente los ravioles
son una delicia
bocado de cardenal
un verdadero manjar

me sorprendo a veces a mì mismo
recitando 20 poemas de amor
o cocinando exquisiteces varias
aunque no soy cocinero chef ni mucho menos
solo un simple aficionado
o amateur

los alumnos se rien a carcajadas
pero desconocen la teorìa de Freud
acerca de la descarga psìquica

recuerdo perfectamente que al Erik Satie
me lo presentò una tarde la famosa actriz de telenovelas
doña Adriana Diaz
me dijo: esto te va a gustar
y vaya si la pegò
aunque yo tenìa alguna ligera idea del tal Erico
por cierta
mùsica de pelìculas

oh Erik, realmente
da gusto
verdadero placer
escuchar tu mĂąsica minimalista
despuès de hacer el amor
aunque los recuerdos
siempre se me mezclan
en una suerte de licuadora
mnemotècnica
que aĂąn no termino de dominar
como si la mezcladora estuviera medio loca
loca linda
o loca de atar
o como si estuviera poseìda por
el mismisimo SatĂ n

los ravioles ya se han enfriado un poco

indudablemente
no se pueden hacer 2 cosas a la vez
no se puede correr o no conviene
detrĂ s de 2 liebres
a un mismo tiempo

un lugar para cada cosa
y cada cosa en su lugar
solìa decir mi padre

pero yo nunca lo he logrado
ni creo que lo logre: misiòn
imposible

los ravioles exquisitos
(como un cadĂ ver)
el poema muy lindo
la Muerte de Virgilio bellìsima

y Satie muy bueno

por ahora no me duele la cintura

lo Ăąnico que espero
es que no me corten de golpe la luz
como tienen por costumbre hacer
en los momentos mĂ s inesperados!

què bueno que es Erik Satie:
prĂ cticamente con nada
crea universos enteros
mundos de musicalidad plena
absolutamente bellìsimos
sin exageraciòn alguna

Gracias Adriana Diaz por presentarmelo
donde quiera que estès!
una tarde de verano
despuès de hacer el amor
y mirar libros
de poemas de amor
de tu privada biblioteca!

y ahora este bizarro poema
lo voy a copiar y pegar por todas partes!

como suelo hacer
sin mayor resultado alguno:
no los lee absolutamente nadie:
ni el loro
ni yo mismo los releo

una verdadera porquerìa
supongo

pero me importa un bledo
un rĂ bano
un carajo:

me encanta escribir
poemas sin poesìa alguna!

decir exactamente lo que pienso
si es que pienso algo
realmente
verdaderamente

porque
despuès de todo o de nada
què es pensar?
Volver arriba
abogado



Registrado: 13 Abr 2014
Mensajes: 882

MensajePublicado: Sab Jun 15, 2024 9:33 pm    Título del mensaje: Hendrix mediante No tenìa un mango, ni una sola moneda part Responder citando

Hendrix mediante

No tenìa un mango, ni una sola
moneda partida por la mitad: asì que
por las noches (generalmente) salìa a reventar
viejos discos, libros viejos
y de inmediato, me compraba algo para morfar, ahì enfrente mismo
en la pizzerìa La Continental de Primera Junta
frente a la estatua ecuestre
absolutamente excrementada
por las grises y azules palomas
en las tardes de invierno
y por las mañanas tambièn
todo el dìa se dirìa
la ecuestre estatua del hèroe
enmierdada por los pĂ jaros

por las noches allì mismo,
el Gato y otros "en situaciòn de calle"
poco mĂ s o menos
hacìan fila para comer un plato caliente
mientras le enchufaban
discursos escrupulosamente evangèlicos
como una suerte de ametralladora bìblica
que no paraba de vomitar versìculos
micròfono mediante
y de dar testimonio de
ciertas desgracias inverosìmiles:

parecìan entrenados histriònicamente
para desandar sus amargas historias
sus crudos relatos deshilvanados: siempre era mĂ s o menos
lo mismo, la misma milonga o relato:
una operaciòn de por medio
de su hijito en desgracia
el hotelucho de mala o buena muerte
en las inmediaciones de Constituciòn: siempre

a disposiciòn el documento nacional de identidad
y otros documentos mĂ s o menos oficiales o pĂąblicos, pri
vados tambièn

al borde del llanto mientras los pasajeros del subterrĂ neo
miran sus celulares
o escuchan mĂąsica
en sus auriculares gigantescos
o mediante un aparatito
sagazmente incrustado en sus orejas
en sus ojeras

de vez en cuando, algĂąn incauto
desembucha sus dineros:
yo tambièn lo hice alguna vez pero ya nunca màs
nunca mĂ s
porque estimo que hay un entrenador de mendigos
tal como afirman sentenciosamente
los hay en la India
en Bollywood
o como diablos se llame

mientras el centrifugador da vueltas
a varias revoluciones por minuto
tal como hacìan los viejos, los antiguos discos
escribo este pseudo, este sesudo antipoema pretenciosamente narrativo
mientras suena Jimmy Hendrix

el vendedor de pañuelitos de papel desarrolla su estilo
en medio de ese gusano metĂ lico llamado
subterrĂ neo
mĂ s parecido a un moderno tren que
a diferencia de los viejos vagones destartalados de comienzos
del siglo pasado
van a 1000 x hora
0 ka eme

chinos tal vez

ademàs, los callejeros artistas: el tìo que se pone arriba de la cabeza
decenas de latitas en la cabeza mientras toca el violìn
y el vagòn se mueve asombrosamente
para todos lados

los jipjoperos jipones
que desenvuelven
el antiguo arte
de la rima mĂ sviolenta
como modernos payadores
que no saben que acaso lo son

las damiselas milenariamente eròticas
que miran sus celulares
para no ver la realidad
ni las miradas patriarcales y machistas
de los tipos bĂ sicamente machirulos

morder esos pezones
como si se trataran de manzanas rojas o verdes
o algĂąn tipo de fruta o fruto
carnal carnìvoro

lamer esas vulvas
como si se trataran de frescos helados
que se toman en la vereda
bajo el sol infernal del estìo

meter la nariz en esas axilas ricas en sudor mineral

para no hablar de esos ojos como piedras preciosas
pulidas por el agua del deshielo
y el destape alfonsinista y primaveral

esas bocas rojas pintarrajeadas
repletas de blancos dientes

dientes de dragòn

esos lòbulos
esos cuellos frìamente publicitarios
esas blancas pieles comerciales
esas mercantiles sonrisas femeninas
esos mercachifles

mientras cuelgo la hĂąmeda ropa
en el lavadero

la boca del subte
el pulmòn del edificio

el profilàctico arrojado al balcòn
con algo de blanco semen

el poeta barbudo y gordinflòn me aseguraba
cafè por medio
que los excesivos cunnilingus
producen cĂ ncer de lengua

no habìa que excederse en ello por tanto

segùn èl
tampoco las fèminas estaban demasiado interesadas
en serruchar
en ser cogidas

habìa otras formas del placer

supersticiones

conversaciones de otarios
que se creen mĂ s de lo que son
peronistas evanescentes y
fundamentalmente
garcas
oligarcas

mediante las polìticas ciencias
se acomodaban en alguna jurisdicciòn
a los efectos de cobrar suculentos sueldos
a pesar de estar flojos de papeles
no tener los papeles en regla
no haber terminado el colegio secundario
y otras cuestiones igualmente administrativas
y de ìndole similar

no obstante, venden viejos libros cunables
en las ferias de libros
en librerìas de viejo
o en librerìas de usados o saldos:
libros choreados
afanados volĂąmenes
rapiñados en determinadas bibliotecas
o encontrados en medio de la basura
tirados a la calle por las mismas librerìas
que solo toman en cuenta
a veces
el estado del broli en cuestiòn
sin importar el contenido

asì he encontrado primeras ediciones de Voces
con dedicatoria del autor
en la parte de atrĂ s del libro
y al revès
totalmente acorde a la filosofìa de
Porchia

o encontrar en medio de la noche
bajo la fantasmal luz de un farol
colecciones enteras de tangueros, de milongueros discos
en impecable estado
como recièn salidos del horno
como si estuvièramos en el mismo horno
que estaba por cierto para
bollos

hasta que aclare u
oscurezca

Hendrix mediante
Volver arriba
Mostrar mensajes anteriores:   
Publicar Nuevo Tema   Responder al Tema    Foro de Villa Lugano -> Clases Particulares Todas las horas están en GMT - 3 Horas
Ir a página Anterior  1, 2, 3  Siguiente
Página 2 de 3

 
Esta página fue actualizada el 14 de July de 2024 a las 22:51:49 hs. ¡Hasta la próxima!