Cómo cuidarse de la bronquiolitis, la bronquitis y la neumonía

Bronquiolitis, bronquitis y neumonía son enfermedades respiratorias que afectan a los niños en época invernal. Según el Ministerio de Salud de la Ciudad de Buenos Aires, se preveen bajas temperaturas para este invierno, y por ello es bueno conocer más sobre este tema.

Los niños menores de dos años tienen más probabilidades de sufrir estas enfermedades. Por otro lado, los resfríos y catarros no parecen ser enfermedades graves, pero pueden traer complicaciones serias en los primeros años de vida.

En el caso de los chicos ¿cuándo deberemos preocuparnos?
  • Si deja de dormir.
  • Si deja de comer.
  • Si no tiene ganas de jugar.
  • Si tiene un resfrío con fiebre o mucha fiebre.
  • Si tiene dificultad para respirar.
  • Si hace ruido al respirar.
  • Si tiene tos que no lo deja comer ni dormir.
Es importante
  • Conservar los ambientes aireados y limpios.
  • Mantener la lactancia materna.
  • No fumar cerca de los chicos, ni en ningún ambiente de la casa.
  • Tener la vacunación al día.
Recomendaciones
  • Los medicamentos deben ser siempre indicados por el médico.
  • Abrigar a los chicos en forma suficiente pero no excesiva.
  • En caso de fiebre dar baños de temperatura agradable.
  • Evitar los cambios bruscos de temperatura y las aglomeraciones. 

Conociendo la bronquiolitis

La bronquiolitis es una enfermedad respiratoria que es provocada por una infección viral que afecta los bronquiolos que llevan el aire a los pulmones. Cuando esas vías aéreas se inflaman, se obstruyen y se llenan de mucosidad, el niño tendrá dificultad para respirar.

Por lo general, la bronquiolitis se presenta en los dos primeros años de vida, con una mayor incidencia entre los 3 y los 6 meses. La mayor parte de las veces se trata de una enfermedad leve, pero algunos lactantes enferman más intensamente, tanto que necesitan oxígeno y requieren internación.

Los primeros síntomas -que duran uno o dos días- suelen ser similares a los de un resfriado común: secreciones en la nariz y tos leve. Posteriormente se produce un incremento de la tos y la aparición de un sonido fino y agudo al exhalar.

En algunos casos, se desarrollan gradualmente dificultades respiratorias más severas, marcadas por respiración poco profunda, rápida, ritmo cardíaco acelerado, hundimiento del cuello y el tórax con cada respiración, entre otros. La bronquiolitis suele durar unos 7 días.

Publicado por Hernando el 9 de mayo de 2009