Cómo cuidar nuestra salud cuando hace mucho calor

Hace calor y no es chiste. Durante una ola de calor, las temperaturas se disparan hacia arriba y no llegan a bajar lo suficiente durante la noche como para permitirnos un buen descanso corporal. Nuestra salud entonces corre el riesgo de sufrir un golpe de calor, situación que puede ocasionar consecuencias graves en el organismo.

Algunos de los síntomas a tener en cuenta son: decaimiento o debilitamiento, fatiga, dolor de cabeza, escasez de apetito, pulso acelerado, agotamiento, transpiración abundante, baja presión, calambres y mareos. Los que más tienen que cuidarse son los mayores de edad, los niños y aquellos que están enfermos.

Entonces vale la pena tener en cuenta algunos consejitos que nos ayuden a pasarla mejor durante una ola de calor:

  • No exponerse al sol entre las diez de la mañana y las cinco de la tarde.
  • Las primeras exposiciones al sol no deben superar los 15 minutos (ojo que está bravo).
  • Usar protectores solares acorde a cada necesidad y debidamente autorizados por profesionales.
  • Beber mucha agua. No esperar a tener sed para tomar líquido, esto ayuda a mantener estable la temperatura del cuerpo.
  • Consumir caldos y líquidos salados. Evitar el consumo de alcohol.
  • Ofrecer a los pequeños abundante cantidad de líquidos.
  • Muchos ancianos no registran la sed, insistir en el consumo de agua.
  • Comer moderadamente.
  • Consumir alimentos frescos, especialmente ricos en potasio (frutas, sobre todo banana, ensaladas, etc.).
  • No realizar tareas pesadas al sol.
  • Usar ropas holgadas, de colores claros, y protegerse la cabeza con sombreros o gorras. Los bebes y los chicos deben usar la menor cantidad de ropa posible.
Publicado por Hernando el 21 de diciembre de 2010