Noticias de Villa Lugano y la Ciudad de Buenos Aires 
Noticias 2017 2016 2015 2014 2013 2012 2011 2010 2009 2008 2007 2006 2005 2004 2003
 

Viernes, 23 de Marzo de 2007

El legado del escritor y periodista Rodolfo Walsh

Hace 30 años, el escritor y periodista Rodolfo Walsh publicaba una memorable carta de repudio a la dictadura. Un día después fue emboscado y asesinado. Su cuerpo nunca apareció. El mismo destino sufrieron otros argentinos únicos e irrepetibles, sacrificados para que el pueblo aceptara sumisamente un destino impuesto.

El legado del escritor y periodista Rodolfo Walsh

El 25 de marzo de 1977 un Grupo de Tareas de la Escuela de Mecánica de la Armada emboscó a Rodolfo Walsh en la ciudad de Buenos Aires, cerca de las avenidas San Juan y Entre Ríos, con el objetivo de aprehenderlo vivo. Walsh se resistió, hirió y fue herido a su vez de muerte. Su cuerpo nunca apareció. El día anterior había escrito lo que sería su última palabra pública: la Carta Abierta a la Junta Militar.

A 30 de años de aquel suceso, las generaciones actuales y futuras encontrarán que este texto constituye un documento histórico ineludible. Esa denuncia pública le costó la vida a su autor, igual que a otros tantos argentinos únicos e irrepetibles que fueron sacrificados a fin de lograr que el pueblo, ya diezmados los referentes surgidos de sus entrañas, se entregue sumisamente a un destino que se le quería imponer, pues convenía a los viejos conocidos de siempre: los ricos y poderosos, los dueños de la tierra, los militares y los nuevos colonizadores.

A continuación, un escrito autobiográfico que puede acercarnos un poco al ser humano Rodolfo.

Rodolfo Walsh por Rodólf Fowólsh

Me llaman Rodolfo Walsh. Cuando chico, ese nombre no terminaba de convencerme: pensaba que no me serviría, por ejemplo, para ser presidente de la República. Mucho después descubrí que podía pronunciarse como dos yambos aliterados [1], y eso me gustó.

Nací en Choele-Choel, que quiere decir "corazón de palo". Me ha sido reprochado por varias mujeres.

Mi vocación se despertó tempranamente: a los ocho años decidí ser aviador. Por una de esas confusiones, el que la cumplió fue mi hermano. Supongo que a partir de ahí me quedé sin vocación y tuve muchos oficios. El más espectacular: limpiador de ventanas; el más humillante: lavacopas; el más burgués: comerciante de antig"uedades; el más secreto: criptógrafo en Cuba.

Mi padre era mayordomo de estancia, un transculturado al que los peones mestizos de Río Negro llamaban Huelche. Tuvo tercer grado, pero sabía bolear avestruces y dejar el molde en la cancha de bochas. Su coraje físico sigue pareciéndome casi mitológico. Hablaba con los caballos. Uno lo mató, en 1947, y otro nos dejó como única herencia. Este se llamaba "Mar Negro", y marcaba dieciséis segundos en los trescientos: mucho caballo para ese campo. Pero esta ya era zona de la desgracia, provincia de Buenos Aires.

Tengo una hermana monja y dos hijas laicas.

Mi madre vivió en medio de cosas que no amaba: el campo, la pobreza. En su implacable resistencia resultó más valerosa, y durable, que mi padre. El mayor disgusto que le causo es no haber terminado mi profesorado en letras.

Mis primeros esfuerzos literarios fueron satíricos, cuartetas alusivas a maestros y celadores de sexto grado. Cuando a los diecisiete años dejé el Nacional y entré en una oficina, la inspiración seguía viva, pero había perfeccionado el método: ahora armaba sigilosos acrósticos.

La idea más perturbadora de mi adolescencia fue ese chiste idiota de Rilke: Si usted piensa que puede vivir sin escribir, no debe escribir. Mi noviazgo con una muchacha que escribía incomparablemente mejor que yo me redujo a silencio durante cinco años. Mi primer libro fueron tres novelas cortas en el género policial, del que hoy abomino. Lo hice en un mes, sin pensar en la literatura, aunque sí en la diversión y el dinero. Me callé durante cuatro años más, porque no me consideraba a la altura de nadie.

Operación masacre cambió mi vida. Haciéndola, comprendí que, además de mis perplejidades íntimas, existía un amenazante mundo exterior. Me fui a Cuba, asistí al nacimiento de un orden nuevo, contradictorio, a veces épico, a veces fastidioso. Volví, completé un nuevo silencio de seis años. En 1964 decidí que de todos mis oficios terrestres, el violento oficio de escritor era el que más me convenía. Pero no veo en eso una determinación mística. En realidad, he sido traído y llevado por los tiempos; podría haber sido cualquier cosa, aun ahora hay momentos en que me siento disponible para cualquier aventura, para empezar de nuevo, como tantas veces.

En la hipótesis de seguir escribiendo, lo que más necesito es una cuota generosa de tiempo. Soy lento, he tardado quince años en pasar del mero nacionalismo a la izquierda; lustros en aprender a armar un cuento, a sentir la respiración de un texto; sé que me falta mucho para poder decir instantáneamente lo que quiero, en su forma óptima; pienso que la literatura es, entre otras cosas, un avance laborioso a través de la propia estupidez.

[1] Unidad métrica compuesta por una sílaba breve (sin acento) y una larga (acentuada). Así, habría que leer Rodólf Fowólsh.

Hernando Mankus

Fuente: VillaLugano.com.ar

Sepamos utilizar y cuidar los nuevos contenedores de residuos

Un sistema de recolección de residuos -basado en contenedores- y que ha logrado excelentes resultados en distintas ciudades del continente europeo, como París, Barcelona y Madrid, así como en otras de Latinoamérica, como Santiago de Chile, comienza a implementarse en la Ciudad de Buenos Aires. Sepamos cómo debemos utilizar y cuidar esta comodidad.

Inauguran obras en la Escuela Media Nº 2 de Villa Lugano

El jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Jorge Telerman, y la ministra de Educación, Ana María Clément, inauguraron el martes las mejoras llevadas a cabo en la Escuela Media Nº 2 de Villa Lugano, donde se construyó un edificio anexo que albergará un comedor, una cocina, vestuarios, sanitarios y un gimnasio cubierto.

El Parque Roca será escenario de un festival solidario de música popular

En otra muestra de su versatilidad como escenario disponible para realizar todo tipo de espectáculos públicos, el domingo 25 de marzo -por la tarde- se realizará en el estadio Parque Roca un festival de música popular a beneficio de los comedores comunitarios de la zona.

Homenaje a Monseñor Enrique Angelelli en Pompeya

En una emotiva ceremonia junto a Osvaldo Bayer, familiares y amigos, se inauguró el jueves por la mañana la plaza "Monseñor Enrique Angelelli", en homenaje a quien fuera obispo de La Rioja, figura indiscutida de los sectores más progresistas de la Iglesia, comprometido con la causa de los pobres, y cuyo asesinato guardó las apariencias de un accidente automovilístico.

 
Esta página fue actualizada el 04 de agosto de 2020 a las 22:11:07 hs. Gracias por tu visita.